Saltar al contenido

¿Por qué no hay que guardar las latas de conserva abiertas en la nevera?

Las latas de conserva se caracterizan por ser envases que permiten que los alimentos se mantengan en buen estado por largo tiempo, pero esto cambia una vez que la lata es abierta. Las latas de conserva abierta nunca deben guardarse en la nevera ya que podrían oxidarse, contaminando el resto de su contenido con hongos y bacterias.

¿Por qué no hay que guardar latas de conserva abiertas en la nevera?

Es muy importante entender que una vez que las latas de conserva son abiertas, el producto pasa a ser perecedero, lo que hace que sea necesario consumirlo lo antes posible para evitar que se eche a perder.

Se recomienda que los alimentos que se guarden en la nevera estén siempre en su envase cerrado, en un recipiente con tapa hermética o correctamente envuelto con un film plástico.
Entonces, cuando una lata de conserva esta abierta ya no puede ser guardada nuevamente en la nevera.

La mayoría de las personas cometen el error de guardar latas de conserva abiertas con sobras de contenido en la nevera. Esto no debe hacerse porque resulta peligroso para la salud. Los alimentos que quedan en el interior de la lata abierta al estar en contacto con el metal y el oxigeno comienza a oxidarse, dando lugar a la formación de hongos y bacterias que podrían resultar dañinos para la salud.

¿Cómo guardar las latas de conserva en la nevera una vez abierta?

Los restos de alimentos que hayan quedado en las latas de conserva abierta y quieran ser conservado en la nevera deben ser guardado en un recipiente de cristal o plástico.Si estos restos de alimentos solo se guardaran en la nevera por algunas horas porque se consumirán dentro del mismo día sera suficiente cubrir la parte superior de la lata con un film.
En cambio, si se lo coloca en un frasco con tapa o un recipiente plástico con tapa hermética, los alimentos podrán durar hasta 4 ó 5 días más.

Para que los alimentos se conserven mejor es necesario guardarlo junto con el liquido con el que se encontraba en la lata, que puede ser aceite, caldo u otro tipo de liquido que le ayudara a mantenerse en buen estado y conservar su sabor original por más tiempo.