Saltar al contenido

¿Por qué no es recomendable comer frutas antes de dormir?

La fruta es un alimento que no puede faltar en una dieta equilibrada y saludable, pero no es recomendable consumirla durante la noche ya que contiene azúcar por lo que puede aumentar los niveles de glucosa en la sangre, favorece el aumento de peso y ademas por una fermentación puede producir una indigestión. Lo ideal es elegir frutas bajas en fructuosa y con mucha agua para comer 2 o 3 horas antes de ir a dormir.

¿Por qué es malo comer frutas por la noche?

Comer algunos tipos de frutas por la noche puede ser malo para la salud. Por supuesto no podemos quitar a las frutas de nuestra dieta diaria ya que son una excelente fuente de vitaminas, minerales y fructuosa, pero por la noche se debe elegir correctamente que tipo de frutas consumir y en que momento hacerlo.

El momento en el que menos energía consume el organismo es por la noche, cuando descansamos. Es por eso que si se comen frutas antes de dormir se esta consumiendo azúcar y esta sera almacenada por el organismo, como consecuencia se aumenta de peso.

Ademas, por ser un alimento tan rico en fructuosa, comer frutas por la noche también puede ser malo para la salud porque puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre.
Aunque todas las personas deben tener precauciones con esto, mucho más quienes sufren de diabetes.

Por ultimo, las frutas pueden causar una indigestión por la noche por lo que son poco recomendadas si se quiere tener un buen descanso.

¿Qué frutas no deben comerse por la noche?

A pesar que no sea recomendable comer frutas por la noche, esto no quiere decir que esta totalmente prohibido. Solo se debe saber que tipo de frutas son las adecuadas y cuales no ya que no todas tienen las mismas propiedades por lo que algunas pueden ser mejor o peor procesadas por el cuerpo, lo que también depende mucho de cada persona.

Las frutas que no se pueden comer por la noche antes de dormir son las frutas cítricas, como naranjas y mandarinas.
Así tampoco aquellas que tengan un alto contenido de fructuosa, como el mango, las fresas y los plátanos.

En cambio, las frutas que contienen mucha agua y son bajas en fructuosa si pueden ser consumidas por la noche, siempre 2 o 3 horas antes de acostarse.