Saltar al contenido

¿Por qué nacen los siameses?

Aún no existen explicaciones científicas del por qué nacen los siameses. Algunos estudios apuntan a que se trata de aberraciones que ocurren en las células de los gemelos monocigotos. La falta de interpretaciones científicas impide que se ejerzan acciones para evitar la formación de este tipo de fetos. Aproximadamente nace un par por cada doscientos mil.

Siameses y su origen

La palabra siameses no tiene un origen científico sino que surgió para nombrar a un par de gemelos de este tipo, que nació en el reino de Siam, en Tailandia. Si bien es cierto que no se trató del primer par de gemelos en el mundo, si fueron muy emblemáticos. Lo fueron por su exposición social y la labor artística que desempeñaron.

Chang y Henk Bunker, nacidos en 1811, fueron el primer caso famoso de siameses. Compartieron diez centímetros de abdomen desde su nacimiento, hasta su muerte, lograron vivir 63 años y, entre los dos, procrearon con mujeres unos veintiún hijos. Se dedicaron a exhibiciones circenses y espectáculos públicos toda su vida.

siameses_2
No hay certeza científica de por qué nacen los siameses.

Pero, efectivamente, estos siameses no fueron los primeros ni los últimos. Uno de cada doscientos mil nacimientos son siameses y de ellos muere, aproximadamente, el setenta por ciento al nacer. Por lo que la tasa de sobrevivencia es muy baja.

Se trata de gemelos que nacen con los cuerpos pegados. Bien sea por la piel o por compartir, en el peor de los casos, un órgano vital. Algunos investigadores indican que su formación constituye una especie de aberración genética.

Relacionado: ¿Los cuervos son inteligentes?

Una malformación que puede ocurrir en la tercera semana de gestación, en la célula cigoto. Pero, precisamente por la imprecisión en cuanto a sus causas, no puede evitarse la formación y avance de este tipo de embarazos.

Por ello, aunque poco frecuentes, ellos nacen y se convierten en rarezas que, a pesar de los años, despierta curiosidad.

Siameses y la vida

Son pocos los siameses que sobreviven. El setenta por ciento de ellos no logra pasar el primer semestre de vida. La unión entre ellos a través de órganos vitales juega en contra y las complicaciones de salud son más fuertes.

Muchos de ellos comparten un mismo corazón, partes del cráneo y cerebro, estómago y hasta columna vertebral. En estos casos, despegarlos es complicado y sus expectativas de vida son muy reducidas.

siameses_1

Otros casos, como los que están unidos solo por piel y huesos, pueden ser despegados y hacer vidas independientes. Su separación no representa un costo para su salud y el buen funcionamiento de sus órganos.

Hay otro porcentaje de ellos que logra sobrevivir sin ser despegados. Ellos hacen una vida conjunta y aunque puede procrear, siempre lo harán junto a su gemelo. Hay algunas parejas de ellos que requiere asistencia constante de terceras personas para seguir viviendo.

Siameses y sus tipos

Los siameses tienen una clasificación. Esta depende del sector o lugar del cuerpo por el que estén unidos. De acuerdo a esto, pueden ser simétricos y asimétricos.

Los siameses simétricos conforman la mayoría de los nacimientos. Estadísticamente se dice que son el setenta por ciento. Pueden estar unidos por la espalda y se les denomina pigópagos. Los que están unidos por la región externar se conocen como toracópagos. Craneópagos son los que están unidos por el cráneo y cefalópagos por la cabeza.

Relacionado: ¿Los neandertales eran poco evolucionados?

Sin embargo, también están los asimétricos. Estos dependen del tamaño de los recién nacidos. A menudo el más pequeño depende del más grande. Hay ocasiones en que uno puede ser considerado el parásito del más grande.

En la historia ha habido casos de siameses, como los Bunker, que hicieron vida aún con sus cuerpos juntos. Esto quiere decir que la condición con la que nacen no les impide funcionamiento sexual.