Saltar al contenido

¿Por qué los niños hacen berrinches?

Los niños hacen berrinche cuando se sienten frustrados ya que no saben como expresar sus emociones y se dejan controlar por ellas actuando de forma impulsiva.

¿Es normal que los niños hagan berrinche?

Si, los niños entre 1 y 3 años de edad es normal que hagan berrinches. Ellos todavía no tienen la capacidad de controlar sus emociones y no saben como expresar sus sentimientos. Es por eso que actúan de forma espontanea, sin pensar antes sobre las consecuencias.

Los berrinches pueden ser positivos o negativos, según como reaccione el adulto. Estas pataletas bien controladas podrían ayudar al niño a manejar sus emociones, ser más independiente y tener un mejor autoestima.

¿Cuándo los niños hacen berrinche?

Los niños comienzan con sus berrinches cuando se encuentran frente a una situación que los hace sentir frustrados, angustiados, los enoja o les provoca temor.

Ellos quisieran ser más independientes y este sentimiento de frustración los vuelve impotentes. No saben como controlarse y entonces actúan haciendo pataletas.

Las situaciones más comunes en la que los niños hacen berrinche son:

  • Tienen hambre
  • Se sienten cansados
  • Algo los incomoda
  • Cambian su rutina
  • Demandan atención
  • No son comprendidos
  • No pueden resolver una cuestión por si solos
  • Desean hacer algo y no pueden

¿Cómo reaccionar ante los berrinches de los niños?

Para los niños es difícil manejar sus emociones y para los padres es complicado reaccionar de forma correcta ante los berrinches de sus pequeños.

A su corta edad, los niños actúan con inmadurez y esto los hace ser muy impulsivos. Como los padres son los adultos, ellos son quienes deben mantener la calma y controlar la situación de la mejor forma posible.

Lo principal es no anular las emociones del niño. Hay que permitirle que se exprese, aunque no lo haga de la manera correcta.
Esto no quiere decir que se debe permitir que el actué de forma impulsiva, sino que de forma respetuosa y comprensiva se le debe enseñar como expresar sus emociones de forma sana.

Regañar y castigar al niño por sus berrinches no tiene buenos resultados. Si el padre o madre le responde al niño con gritos, este creerá que esa es la manera correcta de comunicarse.
Tampoco hay que ceder ante los berrinches del niño. Basta con desviar su atención hacia otra cosa, distraerlo un poco para calmarlo y cuando este tranquilo escucharlo y enseñarle.