Saltar al contenido

¿Por qué los mosquitos son los insectos más mortales del planeta?

Los mosquitos matan a más personas anualmente que cualquier otro insecto de la Tierra. Se estima que las enfermedades que transmiten llevan a la muerte a más de un millón de personas en todo el mundo. Otros cálculos señalan que la malaria, una de las muchas enfermedades mortales que transmiten, mata un niño cada 40 segundos.

Diferentes especies de mosquitos

En el mundo hay alrededor de 3500 especies distintas de mosquitos, de ese gran número, menos de 100 afectan a los humanos y le transmiten enfermedades.

La palabra mosquito quiere decir “mosca pequeña”.

El responsable de una de las enfermedades más letales que transmiten los mosquitos es un parásito del género plasmodium.

mosquito_letal_malaria
Malaria. Pintura de Giulio Aristide Sartorio. El cuadro refleja el drama causado por la letal combinación entre el mosquito y esta enfermedad.

El mosquito que porta esta enfermedad se conoce como el “mosquito de la malaria” y es la variedad anofeles o anopheles en su nombre en latín.

Pero esta no es la única enfermedad que transmiten los zancudos.

Los mosquitos aedes aegypti y aedes albopictus son portadores del virus del Zika.

Hay otras enfermedades que no son transmitidas por especies selectas de mosquitos.

Por ejemplo, más de 60 tipos de ellos pueden transmitir el virus del Nilo occidental.

Otros portan los microorganismos responsables de la Fiebre amarilla.

Ciertas variedades transmiten parásitos que afectan a caballos, ganado y mascotas domésticas.

Algunos mosquitos transmiten gusanos del corazón que pueden ser letales para los perros.

Sin embargo, no todas las especies se alimentan de las personas.

Algunos especializan en otros animales y no molestan a los a los humanos.

La especie culiseta melanura por ejemplo pica a las aves casi exclusivamente y muy rara vez a los humanos.

Otra especie llamada Uranotaenia saphirina se alimenta de reptiles y anfibios.

Ciclo de vida y reproducción

Muchos mosquitos emergen de su caldo de cultivo acuático y se quedan cerca de ese lugar por toda su vida.

Sin embargo, otras especies son capaces de viajar largas distancias con el objetivo de buscar un lugar adecuado para vivir.

Esto Incluye todo el néctar y la sangre necesaria que permita su subsistencia.

mosquito_letal
Cada año, mueren más de un millón de personas por enfermedades transmitidas por mosquitos.

Aunque todos los mosquitos requieren agua para reproducirse, en realidad no la necesitan en grandes cantidades.

Unos pocos centímetros son suficientes para que una hembra deposite sus huevos.

La larva es capaz de desarrollarse en neumáticos viejos, canales del techo y en bañaderos de aves. También son útiles los charcos que quedan después de una tormenta.

Por eso, quien desea mantener a los mosquitos bajo control, debe vigilar el agua estancada ya sea agua limpia o servida.

El mosquito adulto es longevo en comparación con otros insectos.

Relacionado: ¿Por qué nos desagradan las moscas?

A pesar del empeño humano en matar estos insectos, en condiciones adecuadas pueden vivir entre cinco y seis meses.

Se sabe que son las hembras las que necesitan proteínas para sus huevos y está la obtienen al chupar la sangre de las personas.

Cuando las hembras no están en proceso de cría, consumen néctar de las plantas al igual que los machos.

Para localizar la sangre, requieren detectar el dióxido de carbono (CO²) presente en animales y humanos.

Este desecho le indica a las hembras que están cerca de una posible fuente de sangre.

Una vez que la hembra detecta el CO², ella vuela de un lado a otro a través de las emanaciones hasta que localiza a su víctima.

Curiosidades

La velocidad promedio de vuelo de los mosquitos es que apenas unos dos kilómetros por hora.

Aunque puede parecer rápido, en realidad es bastante lento, comparado con otros insectos voladores como mariposas y abejas melíferas.

Relacionado: ¿Qué es la borrieliosis?

A pesar de su lentitud en carrera, suelen batir las alas de 300 a 600 veces por segundo.

Este es la causa de ese zumbido molesto que se escucha justo antes de que pique.