Saltar al contenido

¿Por qué los fósforos se encienden?

Los fósforos o cerillas están hechos de un material combustible, que al ser frotados se encienden. Se trata de una estructura en forma de palillo, que condensa material inflamable. Al ser frotado contra una superficie rugosa, se enciende y logra hacer fuego. Aunque parezca simple, es uno de los principales inventos de la historia.

Fósforos necesarios

En griego, fósforos significa portador de luz. Esa es básicamente su función y a pesar de los avances de la modernidad, sigue siendo uno de los inventos principales de la historia y no pierde vigencia.

La concepción de los fósforos y su funcionamiento fue la forma básica en la que los hombres lograron hacer fuego. La acción de frotar una estructura con una sustancia inflamable, para encender una llama fue una idea básica que persiste hasta nuestros días.

fosforos_1

Pero, de manera simple, los fósforos encienden gracias a que logran la denominada temperatura de ignición. Eso significa que logran una temperatura en la cual se produce la oxidación – conducción y hace que el combustible alcance temperatura ideal para encenderse.

Relacionado: ¿Qué tan caliente es el centro de la tierra?

La combustión que se genera en los fósforos no es de larga duración, pero sí mantiene una estabilidad hasta que se apaga posteriormente. Por lo general, esta combustión depende de dos cosas: el material con el que esté hecha la cabeza del fósforo y la composición del soporte o cuerpo.

Los fósforos y sus partes

En general, los fósforos son de dos tipos. Uno de los más conocidos es el que tiene forma de palillo y una cabeza que enciende al ser frotada. Otro, con mayor seguridad, que solo enciende al ser frotado con un rascador.

La cabeza de los fósforos suele denominarse “lucifer” y se encienden ante contactos con cualquier superficie rugosa. Los del otro tipo encienden por mecanismos internos, también se les denomina yesqueros.

El cuerpo de los fósforos con cabeza puede ser elaborado de varios materiales: esteáricas, madera, papel con parafina u cartón. Dependiendo del material se da la estabilidad o duración de la llama.

Relacionado: ¿Por qué una persona no aprende a bailar?

El tamaño también varía. Hay algunos que se les conoce como extragrandes y se usan para encender fuego en partes donde se requiere mayor tiempo de ignición. Un ejemplo de esto son las fogatas, chimeneas, parrilladas.

Estos ofrecen la ventaja de que, al tener un cuerpo más largo, la posibilidad de que un usuario se queme es menor. Por ello ofrecen mayor seguridad.

Y, en ese sentido, las compañías que fabrican cerillos mantienen otro aspecto de seguridad. Los palillos de fósforos no se encienden entre sí mientras están dentro de sus cajas.

Fósforos desde China

La concepción de un palillo que se enciende para proporcionar fuego no es occidental, aunque su evolución sí lo sea.

El uso de este tipo de instrumentos proviene de China, en el siglo diez después de Cristo. Se presume, ya que no es un hecho confirmado, que llegaron a Europa durante uno de los viajes de Marco Polo.

fosforos_2

Pero, el desarrollo de esta tecnología sí es potestad de científicos europeos. Uno de los primeros innovadores fue Hennig Brandt, en 1669, quien aisló el elemento fósforo durante experimentos alquimistas en Hamburgo.

A partir de allí en 1680 al Robert Boyle se le ocurrió cubrir el fósforo con un pequeño pedazo de papel y cubrirlo de azufre. Tal y como era el fósforo que utilizaban los chinos siglos atrás.

Pro fue en 1805 que sucedió la invención del primer fósforo moderno. Lo inventó K. Chancel en París.

Algunos de los ingredientes usados, a lo largo de la historia, tuvieron una toxicidad alarmante. Tanto que obreros de fábricas murieron por intoxicaciones y necrosis.