Saltar al contenido

¿Por qué las hojas se ponen amarillas?

Existen diferentes causas por las que las hojas de las plantas se ponen amarillas. Esto puede ser por la llegada del otoño, el clima del invierno, exceso o falta de riego, mucha o poca luz, suelo con falta de nutrientes o con pH inadecuado.

¿Cuáles son las causas de las hojas amarillentas?

La mayoría de las especies de plantas tienen hojas verdes, esto es lo natural, por lo que si las hojas se tornan amarillentas hay que identificar cual es la causa para solucionarlo.

Las causas por la que las hojas de plantas se ponen amarillas son:

Otoño: Con la llegada de esta estación, las horas y la intensidad de luz solar es mucho menor, las plantas no pueden realizar la fotosíntesis, la clorofila desaparece y es natural que las hojas se pongan amarillas.

Falta de riego: Si la planta necesita de agua, uno de los síntomas serán las hojas arrugadas y amarillentas.

Exceso de riego: Las hojas de color amarilla y bordes irregulares también puede indicar que las plantas han recibido agua en exceso.

Clima de invierno: Las temperaturas bajas afectan a las plantas que no son adecuadas para este tipo de clima, esto sucede mucho en las plantas de invernadero, y aparecen manchas amarillas en las hojas.

Vientos fuertes: Si las plantas están expuestas a las correntadas de aire, esto puede afectar a la hojas haciendo que se sequen y se vuelvan amarillentas, como consecuencia podrían desprenderse y perderse.

Exceso o falta de luz: Dependiendo de la especie de la planta, esta puede necesitar más o menos luz. Si la planta tiene exceso de luz, mucho más durante el verano, las hojas verdes se ponen amarillentas. Así también, en caso de que a la planta le falte luz, también las hojas se vuelven amarillas pero un tono más claro, casi blanco, porque no puede realizar la fotosíntesis.

Suelo pobre de nutrientes: Las plantas necesitan de nutrientes y minerales para mantenerse fuertes y sanas, si el suelo no es capaz de proveerle esto, toda la planta se debilitara y sus hojas perderán su color verde volviéndose amarillas.

Suelo con pH inadecuado: Si el nivel de acidez del suelo es muy alto o muy bajo, la planta se ve afectada porque no puede absorber el hierro que necesita, como consecuencia sus hojas se ponen amarillas.