Saltar al contenido

¿Por qué lagriman los ojos los días de frío y viento?

Los días frio y ventoso producen el lagrimeo de los ojos porque este tipo de clima evapora hacen que las lagrimas se evaporen más rápido por lo que las glándulas deben producir lagrimas en más cantidad para evitar que el ojo se reseque.

¿Por qué el viento y frio hacen lagrimear los ojos?

Los ojos son una parte del cuerpo muy sensible ya que tienen muchísimas fibras nerviosas. Gran parte de estas responden a la temperatura, siendo más sensibles al frio que al calor.
Esta es la razón por la que los ojos son capaces de sentir el frio y las glándulas lagrimales son activadas por esta temperatura.

Las lagrimas son muy importantes para proteger y lubricar los ojos. Los días de frio y viento, estos factores del clima causan que las lagrimas se evaporen con rapidez. Es por eso que el organismo detecta que los ojos quedan desprotegidos y comienza a producir lagrimas en mayor cantidad.

Es por eso que al salir al exterior los días de invierno se puede sentir que los ojos “lloran”. No hay de que preocuparse, es algo totalmente natural y normal. Aunque sea incomodo tenemos que pensar que los ojos están lagrimando en exceso para mantenerse saludables.

La humedad es otro factor del clima que estimula la producción de lagrimas. Cuanto más alto sea el nivel de humedad más lagrimas se producirán. No por capricho del cuerpo, sino porque el ojo las esta necesitando.

¿Cómo evitar que los ojos lagrimen con el frio y viento?

Para evitar que los ojos lagrimen con el viento y el frio se recomienda usar anteojos. Estos protegerán a los ojos de estos factores del clima y entonces las glándulas lagrimales no tendrán la necesidad de producir lagrimas en exceso.

Ademas, también se recomienda no estar frente a monitores o en lugares con calefacción antes de salir al exterior frio y ventoso.
Tanto las pantallas como los sistemas de calefacción causan que los ojos se resequen, entonces al exponerse al clima frio deben producir más lagrimas y el cambio se siente más brusco.

Otra buena opción es utilizar lubricantes o lagrimas artificiales para mantener los ojos humedecidos.