Saltar al contenido

¿Por qué la lactancia materna es mejor para el bebé?

La lactancia materna tiene muchos beneficios para un bebé gracias al diseño inteligente de la leche materna. Su contenido de lactosa, proteínas -suero y caseína- grasas, anticuerpos, nutrientes y micronutrientes proporcionan al niño la nutrición que necesita. Además, se adapta a los requerimientos del bebé de acuerdo a su edad.

Un alimento inteligente

La lactancia materna es el alimento ideal para los niños desde el momento de su nacimiento.

A pesar de que las fórmulas infantiles cada vez se elaboran con mayor nivel de calidad y seguridad, la leche materna aun no ha sido replicada.

lactancia materna
La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y luego mantenerla hasta los dos años.

Esto se debe no solo a las vitaminas, minerales, proteínas y grasas que pueda contener.

Sino también a componentes específicos que no solo alimentan al niño, también lo protegen.

La lactancia materna incluso crea las condiciones para la proliferación de bacterias saludables dentro del cuerpo del niño.

Tipos de leche materna

En la lactancia materna, el organismo de la madre proporciona nutrientes específicos de acuerdo a varios factores.

Relacionado: ¿Cuales son los alimentos probioticos y prebioticos?

Algunos de ellos son la hora del día y la edad del niño. Además, la misma leche aporta las enzimas necesarias para su digestión.

Esto evidencia que no hay un solo tipo de leche materna, sino varios.

Calostro

Cuando la lactancia inicia, se produce una secreción en los pechos maternos llamada calostro.

Su aspecto depende de la madre, pero en general es dorado oscuro y más denso y pegajoso que las demás leches.

Este producto se genera unos días antes del parto y es lo que la mujer producirá los primeros días después del mismo.

calostro lactancia materna
A mano derecha el calostro y a manos izquierda la leche madura. El primero se produce en los primeros días después del parto. Se observa su característico color dorado, es mucho más denso y cremoso que la leche.

Contiene una concentración de proteínas mucho más alta que el resto de las leches producidas por las mamas.

En el caso de madres humanas, la cantidad de grasa es menor. Para el resto de los mamíferos es variable.

A pesar de que la cantidad de calostro es muy pequeña, comparada con la leche de transición y la leche madura, su concentración de nutrientes es sustancialmente mayor.

Tiene un efecto laxante que ayuda al bebé a expulsar el meconio, que es la materia fecal más temprana del niño.

Esa primeras deposiciones eliminan el exceso de bilirrubina, compuesto que en exceso tiene efectos tóxicos en el recién nacido.

También contiene factores de inmunización para proteger al bebé en sus primeros días de vida en el mundo exterior.

Los anticuerpos que la madre proporciona, forman parte tanto del sistema inmunológico innato como el adaptativo.

Leche de transición

Es la leche que se produce entre los primeros dos a cinco días del parto hasta los 10 o 14 días después.

Durante este período de la lactancia, los pechos de la madre se harán más grandes y más firmes.

Relacionado: ¿Qué son los carbohidratos complejos?

Esto se debe a que el volumen de la leche de transición es mucho mayor que la del calostro.

Es normal que en los primeros días se tenga una sensación de dolor, incomodidad y hormigueo.

Estos síntomas cederán cuando el bebé amamante ya que la presión de la leche se reduce.

El contenido de leche de transición incluye altos niveles de grasa, lactosa y vitaminas solubles en agua.

Contiene más calorías que el calostro.

Leche madura

Es la leche madura que el niño consumirá a partir de las dos o tres semanas de su nacimiento.

El contenido calórico y energético es variable. Pero se encuentra entra las 270 y 315 calorías por 100 mililitros.

lactancia materna niños
La lactancia materna satisface todas las necesidades nutricionales de los niños.

Estas variaciones dependen del contenido de grasa que aumenta en la medida en que avanza  la lactancia.

En la leche madura también hay inmunoglobulinas y otros componentes no nutricionales para el bebé.

Lactancia materna más allá de los seis meses

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda encarecidamente la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses.

También sugiere extenderla hasta, al menos, los dos años de vida del niño.

A pesar de la creencia popular, la lactancia continúa proporcionando importantes nutrientes y factores de crecimiento a esa edad.

Sin embargo, es una decisión personal de la madre y su familia.

Una madre que no pueda lactar tiene a su disposición leches de fórmulas seguras y nutritivas, aunque no alcancen la calidad de la leche materna.