Saltar al contenido

¿Por qué hay que aclarar el cabello con agua fría?

Se aconseja aclarar el cabello con agua fría después del lavado para conseguir un cabello mas sano, fuerte y sin frizz.

¿Qué efecto tiene el agua fría en el cabello?

La temperatura del agua, ya sea fría o caliente, tiene efectos sobre el cuero cabelludo y los folículos pilosos, por consiguiente también genera un efecto que puede ser positivo o negativo sobre el cabello.

El agua fría es muy recomendada para aclarar el cabello después del lavado ya que esto mejora la circulación sanguínea.
Como el flujo de sangre aumenta en la zona de la cabeza, los folículos pilosos reciben más cantidad de oxigeno, nutriente y agua, todo lo que el cabello necesita para crecer sano y fuerte.

Cuando el cabello entra en contacto con el agua fría, automáticamente cierra sus cutículas para protegerse. Este es otro beneficio que podemos aprovechar. Se recomienda aclarar el cabello con agua fría después de haber aplicado algún tratamiento, como tinte por ejemplo, para lograr que las cutículas se cierren y así el cabello luzca más brilloso y no se encrespe.

¿Puede tener desventaja aclararse el cabello con agua fría?

Aclarar el cabello con agua fría es muy recomendable porque ofrece muchos beneficios, pero a su vez esta practica también puede llegar a ser desventajoso si se utiliza agua demasiado fría.

Es recomendable que el agua sea fresca pero nunca muy fría ya que esto podría provocar estrés, lo que por supuesto tiene consecuencias negativas siendo que los nutrientes que comúnmente van hacia los folículos pilosos ahora serán destinados al sistema nervioso central.

¿Es malo aclarar el cabello con agua caliente?

Aunque es recomendable aclarar el cabello con agua fría, el agua caliente no es dañina a menos que se encuentre a temperaturas extremas.

El problema del agua caliente es que genera vapor y esto hace que el pelo quede encrespado, es decir con frizz. Es por eso que para evitar este inconveniente se recomienda, después de lavar el cabello con agua tibia, enjuagar con agua fría.