Saltar al contenido

¿Por qué hay personas que le tienen miedo a las frutas?

Quienes le tienen miedo a las frutas sufren de una fobia conocida con el nombre de carpofobia. Se trata de un trastorno que hace que las personas sientan un miedo exagerado por las frutas, causando un desequilibrio en su alimentación y afectando su salud.

¿En qué consiste la carpofobia?

La carpofobia es un trastorno del comportamiento alimenticio, tal como lo es la anorexia o la bulimia, solo que estos dos son más conocidos en cambio hay muchos menos casos de personas con temor y repugnancia a las frutas.

Así como en los demás trastornos alimenticios, en la carpofobia también es difícil determinar cuales son las causas, por lo general se trata de una mala experiencia relacionada con este tipo de alimentos a los que han desarrollado pánico.

La carpofobia hace que las personas sientan miedo a las frutas, como si estas pudieran afectar de forma negativa su organismo.

Este pánico causa la repugnancia por las frutas. Es diferente en cada caso, algunas personas quitan las frutas de su dieta diaria, otras en cambio ni siquiera pueden estar cercas porque les repugna su aroma.

¿Cuáles son los síntomas de la carpofobia?

Quienes padecen de carpofobia no pueden comer frutas porque sienten asco por ella, les disgusta totalmente su aroma y hasta algunos de ellos no conocen su sabor porque nunca la han probado.

El solo hecho de estar frente a la posibilidad de comer una fruta desata un ataque de ansiedad. Otros síntomas comunes son las palpitaciones, la sudoración excesiva, los temblores y dolor en el pecho.

¿Cuáles son las consecuencias de la carpofobia?

El principal problema de la carpofobia es que por el disgusto y la repugnancia que sienten hacia las frutas no pueden consumirlas.

Las frutas son un alimento muy importante en la dieta diaria. Estas aportan vitaminas y minerales que el organismo necesita para funcionar correctamente. Si se elimina las frutas de la dieta entonces se sufría de carencias alimentarias y como consecuencia se debilita el cabello, las uñas y el sistema inmunitario.