Saltar al contenido

¿Por qué es malo fumar durante la lactancia?

Fumar es muy perjudicial para la salud, mucho más para los bebes. No se recomienda a las mujeres embarazadas fumar ya que esto afecta al desarrollo del bebe en gestación, pero así también es malo que las madres fumen durante la lactancia ya que el tabaco tiene efectos nocivos en el niño.

¿Cuáles son las consecuencias de fumar durante la lactancia?

El tabaco contiene muchos componentes tóxicos que son perjudicial para la salud de la persona que fuma, pero también estos afectan a las personas que se encuentran a su alrededor.
En bebes, quienes todavía no tienen todo su organismo completamente desarrollado, los efectos negativos son mucho mayor.
Por esta razón es que se aconseja a los padres que eviten fumar en ambientes que compartan con sus hijos pequeños.

Las mujeres embarazadas saben que no pueden fumar durante el embarazo, pero también deberían evitarlo durante la lactancia.
Una de las consecuencias que sufren es la disminución en la producción y la calidad de leche. Pierde vitaminas A, C y E, proteínas y antioxidantes. Si el bebe no tiene leche para alimentarse o es de mala calidad, tendrá problemas en su nutrición y su peso.

Relacionado: ¿Qué pasa si se fuma durante el embarazo?

Ademas, las sustancias de la nicotina llegan al bebe por medio de la leche. Aunque es en pequeñas cantidades, aun así aumenta el riesgo que el niño tenga problemas en su desarrollo.

Los bebes también tienen consecuencias en el sueño, aumenta el riesgo de sufrir muerte súbita y pueden padecer infecciones respiratorias y otitis por estar expuesto al humo del tabaco.

¿Cómo evitar que el bebe sea afectado por el cigarrillo?

La mejor manera de prevenir que el bebe sufra consecuencias negativas por el cigarrillo es que la madre no fume durante el embarazo, ni la etapa de la lactancia.

Aun así, si hay madres que no pueden abandonar este habito, pueden reducir los riesgos de afección tomando una serie de consejos:

Más Información: ¿Por qué la gente fuma cigarillos?

  • No fumar en espacios donde el bebe vaya a pasar tiempo, como la habitación del niño.
  • Si va a fumar, lo más aconsejable es hacerlo después de amantar al bebe y no antes.
  • Después de fumar se debe esperar al menos 2 horas para amantar al bebe.
  • Si se fuma no se debe realizar el colecho porque es riesgoso.
  • Aunque la madre fume, no tiene que abandonar la lactancia del bebe.