Saltar al contenido

¿Por qué es bueno saltar la cuerda?

Saltar la cuerda es un ejercicio muy recomendado por todos los beneficios que ofrece. Se trata de una actividad económica y muy completa ya que se ejercitan diferentes partes del cuerpo, se mejora la coordinación, se aumenta la agilidad y se gana fuerza.

¿Qué equipamiento se necesita para saltar la cuerda?

Para poder saltar la cuerda no se necesita más que una cuerda de un largo adecuado para la altura de cada persona.

Ademas, también se recomienda llevar ropa y calzado deportivo que sea cómodo y ligero.

Relacionado: ¿Que es la gimnasia?

Con este simple equipo ya se puede comenzar a ejercitar saltando la cuerda y obtener todos los beneficios de esta practica.

¿Cuáles son los beneficios de saltar la cuerda?

Para mantenerse en forma y saludable es muy importante realizar ejercicio físico, y una forma fácil de ejercitarse es saltando la cuerda.

Más Información: ¿Qué es el juego del elástico?

Algunos beneficios de saltar la cuerda son:

  • Mejorar la elasticidad de los músculos y tendones. Para esto se recomienda saltar apoyando primero la punta del pie y luego los talones.
  • El sistema circulatorio se ve muy beneficiado por el movimiento de saltar. Esto ayuda a eliminar las toxinas.
  • Al saltar se activa la producción de endorfinas, una hormona muy importante para la felicidad que ayuda a combatir el estrés y la tensión, aportando relajación y calma.
  • Los pulmones aumentan su capacidad de aire y esto beneficia todo el sistema pulmonar.
  • Este ejercicio fortalece y reafirma los músculos de las caderas, glúteos y piernas.
  • El movimiento de los hombros y brazos fortalece estas partes del cuerpo.
  • Saltar es un ejercicio que permite quemar 300 calorías en media hora.
  • Mejora la agilidad del cuerpo.
  • Mejora la coordinación de los movimientos del cuerpo.

¿Cómo saltar la cuerda de forma correcta?

Para obtener todos los beneficios de saltar la cuerda se debe llevar a cabo este ejercicio de forma correcta.

Los expertos recomiendan:

  • Ejercitar las articulaciones del cuerpo antes de empezar a saltar, principalmente de los tobillos, rodillas y muñecas.
  • Utilizar una cuerda de longitud y material adecuado. Se recomienda optar por una cuerda ligera, puede ser de PVC o acero cubierta de plástico.
  • El movimiento de las cuerdas debe realizarse solo con las muñecas.
  • Al saltar se debe aterrizar con la punta del pie y no con el pie completo.