Saltar al contenido

¿Por qué es bueno cenar temprano?

Desde siempre se ha sabido que ir a dormir justo después de cenar no es bueno. Los expertos en nutrición y salud recomiendan cenar entre 2 y 3 horas antes de acostarse para estar saludables.

¿A qué hora deberíamos cenar?

Lo más recomendable es cenar algunas horas antes de acostarse, como mínimo 2 horas. Así que a la hora que deberías cenar depende de la hora a la que te acuestas. Cada persona tiene un rutina diferente dependiendo de su estilo de vida.

Cenar temprano es bueno porque le permite al metabolismo digerir todos los nutrientes antes de acostarte. Tratar de dormir mientras el cuerpo todavía esta haciendo la digestión dificulta mucho el sueño.
Si se cena temprano, a la hora de acostarse ya se estará más relajado y liviano. Gracias a esto se podrá disfrutar de un sueño más reparador y se evitaran las pesadillas.

Ademas, al haber pasado una noche de buen sueño, a la mañana siguiente se despertara con más energía y mejor animo.

El organismo humano comienza a sentir hambre entre las 5 y 7 las tarde. El cuerpo comienza a sentir las señales de hambre que le envía el cerebro.
Como todavía es temprano según la rutina, entonces es normal aprovechar para comer snacks que calman el apetito pero no son saludables ya que en realidad están alterando este ciclo.

¿Cuáles son las consecuencias de cenar tarde?

Si una persona cena tarde y justo después se va a acostar no puede realizar correctamente la digestión, este proceso se ralentiza y causa pesadez. Como consecuencia pasara una muy mala noche ya que le costara conciliar el sueño y lo más probable es que se despierte cada algún tiempo.

Cenar después de la hora indicada por el cerebro altera el ritmo circadiano ya que tiene efectos en la melatonina, más conocida como la ‘hormona del sueño’.
La mente, las conductas y el físico de una persona responden a un ciclo diario regido por la luz y la oscuridad.
Al cenar tarde adquiriendo grasas, azúcar e insulina, todo se desestabiliza.

Ademas, el metabolismo también se ve afectado y esto favorece al sobrepeso. La cena siempre debe ser ligera, evitando las altas calorías y las grasas, pero mucho más si se realiza en horarios tardes para que pueda ser digerida fácilmente.