Saltar al contenido

¿Por qué el púrpura es el color de la realeza?

A lo largo de la historia cientos de reyes y emperadores han usado el color púrpura como símbolo de su magnanimidad, el uso de este color se debió a lo costoso de la producción de tinta púrpura, la cual en ciertas épocas llegó a costar incluso más que el oro.

Por qué el púrpura es el color de la realeza

Origen del pigmento púrpura

El hecho de que el color púrpura haya sido adoptado por reyes y emperadores como un símbolo de su status se debe en gran parte a una simple cuestión de oferta y demanda del pigmento usado para crear este color, durante de dicho pigmento fue extraído y comerciado exclusivamente en lo que hoy se conoce como el Líbano, el mismo se extraía del interior de unos moluscos cuyo nombre científico es Bolinus brandaris.

Producción del tinte púrpura

El proceso para la producción del tinte era bastante complejo, quienes se dedicaban a ello debían extraer los moluscos del fondo marino, romper su dura concha con gran cuidado y extraer una mucosa que se halla en su interior para posteriormente exponerla a la luz solar durante un tiempo específico con lo cual se generaba el pigmento de color púrpura, se calcula que para producir una sola onza de esa sustancia se necesitan aproximadamente 250,000 moluscos, todo lo cual hacía extremadamente costoso al pigmento púrpura, superando incluso al oro en valor por peso.

Sólo para la realeza

Como lo hemos expuesto el color púrpura era el predilecto de la realeza para distinguirse del resto de los habitantes debido al alto costo de este tinte, reyes y emperadores lo usaban como parte de su vestimenta habitual y además se volvió costumbre firmar los edictos reales empleando tintas que contuvieran este pigmento. Algunos emperadores romanos inclusive llegaron a prohibir la vestimenta con prendas de este color a quienes no formaran parte de la corte, esto bajo pena de muerte.

Por qué el púrpura es el color de la realeza2
Pigmento purpura

El costo de la vestimenta

Por siglos las vestimentas de color púrpura fueron extremadamente costosas, una simple onza de lana teñida de púrpura llegaba a valer más de lo que cualquier persona podía ganar en un año, por lo cual evidentemente estas prendas se convirtieron en el símbolo distintivo de los ricos y poderosos, sin embargo para hacer un poco menos pretencioso este asunto los clérigos y sacerdotes a lo largo de las diferentes épocas se encargaron de dignificar el color púrpura vinculándolo con diversas divinidades.

Desuso y masificación posterior

Luego de la caída del imperio bizantino en siglo XV y hasta el año 1850 el color púrpura cayó en el desuso por lo que era casi imposible ver prendas tenidas con este tinte, posterior a 1850 aparecieron los primeros tintes sintéticos y este color volvió estar disponible en el mercado, sin embargo el halo de distinción y exclusividad que lo distinguía se perdió con la industrialización de su producción.