Saltar al contenido

¿Por qué el Mar Muerto se llama así?

El Mar Muerto recibe este nombre por su composición de sustancias incompatible con la vida, aunque también por las leyendas que lo relacionaban con maleficios y muerte.

¿Cuáles son las características del Mar Muerto?

El Mar Muerto es una fuente de agua natural que posee características muy singulares. Este tiene una concentración de oxigeno del 10% más que otros mares, por lo que tiene muy buenas propiedades para relajar el cuerpo y la mente.

A diferencia de otros mares, el Mar Muerto es un 30% más solido. Al no tener entradas de agua, la evaporación genera una mayor concentración de sales y otros minerales como el yodo, magnesio y bromuro.

Relacionado: ¿Cuál es la diferencia de los océanos, mares, ríos y lagos?

Sus aguas, entre otras propiedades, son muy saludables para la piel y se las recomienda para curar heridas y enfermedades.

¿Por qué se llama Mar Muerto?

El Mar Muerto recibe este nombre porque desde hace mucho tiempo se lo ha relacionado con la muerte.

Por sus características tan particulares, se lo ha considerado un sitio mágico Se han creado muchas leyendas e historias, muchas de ellas decían que era un sitio oscuro cargado de maldiciones que afectaban a la salud. Se creía que las aves que sobrevolaban este mar, caían muertas.

En realidad, estas aguas no tienen ningún maleficio. Se encuentran cargadas de sustancias como potasio, sodio, calcio, magnesio, carbonatos, entre otros, que combinadas entre si no permiten que se desarrolle vida alguna.

Más Información: ¿Por qué no se debe beber agua del mar?

El Mar Muerto, en hebreo es llamado Yam Hamelach, traducido al español quiere decir: Mar de la Sal.

¿Por qué se flota en el Mar Muerto?

Mar de la Sal es otro nombre muy descriptivo para esta fuente de agua natural. El Mar Muerto contiene una enorme cantidad de sal, esto hace que su agua sea más densa y este es el motivo por el cual se puede flotar.

Al sumergirse al agua, la fuerza de gravedad de la Tierra atrae al cuerpo de la persona hacia abajo, mientras que el agua lo empuja hacia arriba.
En este caso, la densidad del agua tiene una fuerza mayor que el peso por lo que le permite flotar.