Saltar al contenido

¿Por qué dan miedo las casas embrujadas?

Las casas embrujadas o encantadas generan temor porque sus características y condiciones son identificadas por el cerebro como una amenaza, aunque no se sabe si es real o no, y esta incertidumbre es la que causa un miedo paralizante ya que no se sabe como actuar o reaccionar.

¿Por qué nos asustan tanto las casas embrujadas?

Es normal que las películas e historias de terror tengan una casa embrujada como escenario de sus escenas más escalofriantes es por esta razón que la mente ya relaciona las casas oscuras y abandonadas como un lugar peligroso y del que hay que temer.

Después de haber visto en películas que en las casas embrujadas hay espíritus, apariciones misteriosas, manifestaciones de demonios y personas endemoniadas, es normal que les tengamos tanto temor.
Por lo general, las casas consideradas como “embrujadas” son construcciones viejas, ubicadas en puntos alejados de la ciudad, con escaleras rotas y puertas trabadas. Esto lleva a la mente a pensar que si se necesita ayuda no hay quien pueda auxiliarnos alrededor y si se quiere escapar habrá muchas dificultades.

El cerebro, por naturaleza, identifica las amenazas y manda al cuerpo avisos sobre un peligro potencial para que se actué con precaución.
Al estar en una casa que se supone esta embrujada, el cerebro rápidamente le indica al cuerpo que debe huir y es por eso que se sienten ganas de salir corriendo.

Esto mismo sucede cuando se pasea por un lugar solitario y oscuro. El cerebro esta alerta y se presta mayor atención a todos los detalles. Cualquier ruido o movimiento es identificado como un posible peligro.

¿Existe la fobia a las casas embrujadas?

Todas las personas le tienen miedo a las casas embrujadas, es algo natural, pero existen otros casos de personas que tienen fobia, es decir un miedo que no pueden controlar.

Aunque todavía no hay un nombre para esta fobia, se sabe que no se trata de un miedo común por los síntomas: ansiedad, palpitaciones, dificultad para respirar y mareo.

Aunque estas son señales físicas que sufre una persona cuando tiene un miedo normal, en la fobia se intensifican tanto que no pueden ser controlados e interrumpen la vida cotidiana de la persona.