Saltar al contenido

¿Por qué atraen las personas feas?

personasfeas_portada

Psicólogos aseguran que las personas feas físicamente desarrollan otras habilidades sociales. La falta de un físico atractivo hace que trabajen en aspectos de su personalidad. Esas habilidades, en la mayoría de los casos, generan confianza y empatía con personas del sexo opuesto. Esto incrementa notablemente su capacidad para formar parejas y establecer relaciones afectivas.

Personas feas, parejas felices

Consejeros de parejas y psicólogos afirman que hay características de las personas feas que resultan atractivas.

Se trata de fortalezas en los rasgos de su personalidad, que resultan atractivas para otros. Incluso para personas atractivas.

A menudo suele observarse como alguien atractivo establece una relación con alguien poco agraciado físicamente.

Las persnas con poco atractivo desarrollan más habilidades sociales

Eso tiene una explicación psicológica, según expertos. Las personas feas pueden establecer relaciones sentimentales más a largo plazo que los atractivos.

Dejan de lado conflictos que están presentes cuando ambos miembros de una pareja tienen belleza física.

Estos conflictos están relacionados con celos, rivalidades, inseguridades y, en algunos casos, actitudes egoístas que socavan sentimientos.

Las personas feas suelen valorar más el hecho de establecer una relación. Y más si la pareja es lo contrario físicamente.

Se esfuerzan en preservar los lazos y desarrollar otras habilidades, que resultan un complemento con el otro.

Disminuye también el riesgo de infidelidades. Psicólogos afirman que las personas feas se concentran más en su pareja y que la otra persona se siente más valorada y cómoda.

Las personas feas son más afectuosas

Aunque puede haber excepciones, de forma general quienes tienen poco atractivo físico desarrollan más el sentido de dar afecto a los otros.

Por ende resulta más agradable su compañía. Esto lo aprendieron de experiencias en la obtención de lo que querían.

En comparación con quienes son atractivos, cuya generalidad resulta más frío porque les es más fácil la obtención de afecto y atención.

Relacionado: ¿La sal puede ayudar a eliminar los puntos negros?

Las personas feas pueden valorar más a la pareja y “tenerlas en un pedestal”, por lo que el otro tendría menos motivos para finalizar una relación.

Porque sentirá que no hay razones para abandonar a una persona que le demuestra más afecto que otra. Según lo señalan expertos en el tema de parejas.

Personas feas pero inteligentes

Hay un término, conocido como sapiosexualidad, que significa la atracción sexual por personas inteligentes e intelectuales.

Y, aunque no se trate de una generalidad. Hay personas feas que, por conocer sus limitaciones en torno al atractivo físico, desarrollan el intelecto para atraer a sus pares.

Los feos pueden ser atractivos por su intelecto

Esto genera deseo sexual, en la mayoría de los casos. Obviamente, no significa que las personas atractivas no puedan ser inteligentes y cultas.

Se trata de un aprendizaje de las personas feas, que a su vez es un mecanismo para despertar el interés en el otro.

Hay personas cuyo interés sexual se centra en la inteligencia de su pareja.

También hay que destacar que quienes son poco atractivos pueden tener mayor confianza en sí mismos.

Tienen mayor libertad de hacer y decir porque no están obligados a responder a patrones de belleza y comportamiento.

Pueden tener actitudes más abiertas y recíprocas con su entorno.

Personas feas pero buenos amantes

Estudios científicos han determinado que las personas feas pueden llegar a tener mayor fertilidad que las que son atractivas.

En realidad, los hombres que resultan feos físicamente pueden producir mayor cantidad de semen y de líquido preseminal que los atractivos.

Relacionado: ¿Es la vigorexia la anorexia a la inversa?

Además, pueden ser mejores amantes. Desarrollan habilidades de complacencia u ofrecer mayor satisfacción sexual a sus parejas.

Son capaces de aprender a generar mayor placer sexual a su pareja, para ser valorados de manera positiva y contrarrestar la falta de atractivo físico.

Es por ello que puede ser común ver a una persona atractiva, formar pareja con una no tan agraciada físicamente.