Saltar al contenido

¿Por qué algunas personas son alérgicas a los gatos?

La razón por la que algunas personas son alérgicas a los gatos es porque su sistema inmunologico responde de forma negativa a las sustancias que se encuentran en la caspa, la orina y la saliva de estos animales.

¿Qué provoca la alergia a los gatos?

El sistema inmunologico muchas veces responde de forma negativa hacia ciertas sustancias que considera riesgosa, todo con el objetivo de proteger al organismo.

Quienes son alérgicos a los gatos son sensibles a las proteínas que se encuentra en los fluidos corporales del animal, como la orina y la saliva; como también en la caspa que se desprende de su piel.

Aunque muchas veces se ha dicho que es el pelo de gato el que provoca la alergia, no es así. En realidad, la piel muerta del animal que se desprende y flota en el aire es el alérgeno que despierta la reacción del sistema inmunologico.

Estas caspas son muy diminutas. Su tamaño es aun más pequeño que el polvo. Esto le da facilidad para mantenerse en el aire, como también para ser inhalada al respirar.

El nivel de gravedad de la alergia depende de cada persona y su sistema inmunologico. Ademas también de diferentes factores del animal que pueden causar una reacción alérgica menor o mayor. Por ejemplo, los gatos machos producen más alergias que las hembras por eso se recomienda castrarlos.

¿Cuáles son los principales síntomas de la alergia a los gatos?

Los síntomas de la alergia a los gatos pueden ser muy variados, algunos son de más ligeros y otros más graves.

Entre los principales síntomas se pueden destacar los ojos lagrimosos, picor en la nariz, congestión nasal, molestias en la garganta, estornudos, picazón en la piel, zonas enrojecidas e hinchadas, erupciones en el rostro, urticaria, dificultades para respirar, entre otros.

Cualquier persona que tenga un gato como mascota en su casa y sienta estos síntomas es importante que consulte a un medico.

¿Una persona alérgica a los gatos puede convivir con ellos?

Muchas veces se cree que por ser alérgico a los gatos no se puede convivir con ellos. Esto es un hecho muy difícil para quienes ya tienen un gato como mascota y no se quieren deshacer de ellos.

Tomando algunas medidas se puede convivir con un gato aun siendo alérgico:

  • Hay que cepillar al gato frecuentemente para eliminar la caspa de su piel
  • El gato no debe entrar al dormitorio de la persona alérgica
  • En lo posible hay que evitar las alfombras, mantas y otros textiles en donde se pueda acumular la caspa del gato.
  • Para limpiar la casa se recomienda cubrirse la cara con una mascarilla. Lo mejor es usar una aspiradora con filtro.