Saltar al contenido

¿Para qué sirve la papaína de la lechosa?

La papaína es una enzima que forma parte de los componentes de la lechosa. Su acción es desdoblar las proteínas y ayudar en la digestión de las carnes y otros alimentos que resultan pesados en el estómago. Es una enzima vital que ayuda en la mejoría de padecimientos gástricos.

La papaína, lo principal en la lechosa

La mayoría de las virtudes que posee la lechosa son gracias a la enzima papaína.

Cuya acción es similar a la enzima pepsina en los humanos.

Las funciones para ayudar en el proceso digestivo de la papaína y la pepsina son los mismos. Ayudar a digerir las comidas pesadas.

lechosa_1
las semillas molidas de la lechosa pueden sustituir a la pimienta

La enzima que proviene de la lechosa también es un calmante efectivo contra el dolor gastrointestinal.

Es por ello justamente, que los especialistas recomiendan esta fruta  para abordar problemas estomacales.

De hecho, hay tres patologías para la cual la papaína es recomendada por los médicos: la colitis, gastroenteritis y el colon irritable.

Esto se debe a que al consumir lechosa también se consume un alimento que actúa como analgésico y una especie de suavizante de los intestinos.

Que, además, también tiene una función desinfectante en el sistema digestivo y ayuda a cicatrizar las úlceras.

Lechosa dietética y cosmética

Las propiedades digestivas de la lechosa son ampliamente conocidas como un sanador natural de procesos estomacales.

Pero también es vital porque tiene un efecto cosmético. Ayuda a depurar la piel y limpiarla.

Relacionado: ¿Cuáles son las propiedades curativas del tomate?

Permite un bronceado saludable gracias a un alto contenido de una sustancia denominada Retinina.

Que es la que ayuda a que la melanina ejecute su acción sobre la piel.

Entre sus bondades está ayudar a limpiar las erupciones o irritaciones.

Así como ejercer un efecto revitalizador en el cabello, que ayuda a su crecimiento saludable.

Lechosa para desparasitar

Otro de los usos de esta fruta multifacética es su aporte para la eliminación de parásitos en el organismo.

Su consumo no solo ayuda a aliviar dolores intestinales y regenerar la flora intestinal en caso de diarreas.

Sino que ayuda a eliminar los parásitos que la ocasionan. Esto se logra gracias a la carpesamina.

Se trata de un nutriente que se encuentra en las semillas de la lechosa, que es útil para eliminar las amebas.

lechosa_3

Los múltiples usos gastrointestinales incluyen su actuación en forma de laxante para las personas que padecen de estreñimiento.

Es importante y recomendada para desinflamar el hígado y los ovarios y sus antioxidantes ayudan a prevenir algunos tipos de cáncer.

Por eso es ideal para ser consumida en cualquier comida, a cualquier hora del día.

Es que posee un bajo contenido en grasas que la hacen un alimento ideal en el control de peso.

Y cuando se consume, ayuda al organismo a evitar enfermedades como hipertensión arterial, obesidad y complicaciones cardiovasculares.

En este último punto, resalta el contenido de criptoxatina, un flavonoide que actúa contra el envejecimiento de las células.

Y protegen al organismo de los efectos del colesterol.

La fruta versátil

Hay diversas formas de consumir lechosa y estas se adaptan a los gustos culinarios de cada quien.

La forma más común es en jugo, cuyo consumo en el desayuno o con la comida fuerte del día es el más recomendado.

En trozos, quitándole la cáscara y las semillas, es un buen alimento que se puede consumir al empezar el día.

Relacionado: ¿Desde cuándo existe el tinte para cabello?

Pero también se puede consumir en forma de merengada, con leche. Y como dulce, cuando está verde y se prepara a través de cocción junto con azúcar y clavos especies.

Tiene un sabor dulce y agradable que la hace fácil de consumir y cada una de sus partes puede ser aprovechada.

Ya que sus semillas, cuando son molidas, pueden sustituir a la pimienta.