Saltar al contenido

¿Cómo se llama la madrastra de Cenicienta?

La madrastra de Cenicienta se llama Lady Tremaine.

El cuento de la Cenicienta

Cenicientas es un cuento de hadas clásico, en el cual Lady Tremaine es una malvada mujer con dos hijas – Anastasia y Drizzela Tremaine – que se casa con un acaudalado viudo que vivía solo con su hija, llamada Cenicienta. Al poco tiempo este hombre muere y su hija Cenicienta queda al cuidado de Lady Tremaine, quien hereda toda la fortuna. Al obtener el poder, la malvada madrastra y sus hijas tratan con desprecio a Cenicienta obligándola a realizar las tareas del hogar y convirtiéndola en su sirvienta.

En los libros, Lady Tremaine tiene el cabello gris canoso, el cual lleva recogido, y ojos color verde. Viste un vestido morado y lleva puestos aros, prendedor y anillo verdes. Su maquillaje es excesivo, marcando en demasía sus llamativos rasgos faciales.

Sin embargo, en recientes películas de Cenicienta como «Cinderella (2015)» la

Lady Tremaine, madrastra de Cenicienta
Lady Tremaine, madrastra de Cenicienta

 Lady Tremaine, una cruel y astuta madrastra

La madrastra de Cenicienta es una mujer de alta sociedad, el padre de Cenicienta dejó a su cargo la fortuna para que velara por el cuidado y bienestar de su hija, de Drizella, Anastasia y el suyo también. A partir del momento en que Lady Tremaine toma posesión de la fortuna, muestra su verdadera cara y toda la envidia que tenía a la bella Cenicienta. Dilapida la fortuna en su comodidad y en la de sus hijas, llegando inclusive a convertir a Cenicienta en la criada de su hogar, esclavizándola y exigiéndole realizar las labores propias de casa. A medida que transcurre la historia, las maldades de Lady Tremaine son más crueles y astutas.

Las crueles palabras de sus hermanastras a Cenicienta

Las infames y malvadas Anastasia y Drizella aseguran que Cenicienta no asistirá jamás al fastuoso baile del Príncipe; a diferencia de su madrastra que cuidadosamente le dice a Cenicienta: “Por supuesto que puedes asistir al baile siempre que termines tus labores y si consigues un vestido presentable para asistir”. Sus hermanastras le aclaran lo que ha dicho y Lady Tremaine les dice que “Cenicienta irá, si termina sus labores”. Por ello, las tres damas comienzan a asignarle tareas a Cenicienta para retardarla. Con ayuda de los ratones Cenicienta consigue un hermoso vestido con prendas viejas de las malvadas hermanastras, quienes al verla por envidia dañan su vestido. Pensaban que habían triunfado despidiéndose para irse a la fiesta, por lo que ella comienza a llorar.