Saltar al contenido

¿Los seres humanos pueden vivir sin dormir?

Los seres humanos pueden vivir sin dormir un laso determinado de tiempo. El máximo tiempo que puede estar una persona desprovista del sueño es de once días. Pero esto trae una serie de consecuencias negativas al ser humano, cuyo máximo riesgo es sufrir daño cerebral irreversible. Las consecuencias van desde enfermedades físicas hasta psicológicas.

Horas sin dormir

Once días continuos es el máximo tiempo que una persona puede estar sin dormir. Un adolescente de diecisiete años estableció este récord al estar despierto para realizar un trabajo escolar.

El ser humano necesita dormir y no se sabe exactamente por qué. Hasta ahora se han despejado solo algunas dudas de los beneficios que tiene el sueño para el organismo. Entre ellos para eliminar residuos cerebrales, establecer nuevas conexiones neuronales y aumentar la producción de mielina.

dormir_2

Cuando ejercemos la acción de dormir, aunque suene dicotómico, el cuerpo humano ejerce casi las mismas funciones que cuando está despierto. Lo único diferente es el estado de relajación que alcanza el organismo y la pérdida del estado de consciencia.

Pero, aunque realice casi las mismas funciones, es importante que ejerza la función porque las consecuencias son negativas para el organismo. Desde aletargamiento, dolores de cabeza o migraña, mareos, nausea, alucinaciones; hasta ralentización de la actividad mental y pérdida de las capacidades cognitivas.

Relacionado: ¿Cuánto tiempo puede pasar un hombre sin comer?

Cuando una persona no duerme, las consecuencias negativas pueden tornarse permanentes. Debilitamiento del sistema inmunológico, temblor en manos y pies, aumento del colesterol y otros índices negativos, incremento de peso por cambios en el metabolismo. También ocurre incremento en la presión arterial y especie de alucinaciones.

No dormir y los daños permanentes

Además de los daños leves que ocasiona el no dormir, hay una serie de consecuencias que sí son graves y permanentes. Una de las principales es de tipo neurológico y se refiere al daño que ocasiona la pérdida de tejido cerebral.

Experimentos científicos determinaron que la falta de sueño origina la acumulación de moléculas cerebrales y la pérdida de tejidos que no se regenerarán sino con horas de recuperación del sueño.

dormir_1
No dormir ocasiona daños cerebrales

Otros síntomas que aparecen son la depresión, la falta de concentración y los pensamientos psicóticos que van acompañados de alucinaciones. La irritabilidad y la pérdida de memoria forman parte de los síntomas que aparecen cuando hay periodos severos de vigilia.

Inclusive, se presentan casos en los que hay pérdida de las capacidades del habla y del razonamiento lógico. Además, la pérdida parcial del sentido de la visión (visión borrosa) y los mareos son constantes.

Dormir y la muerte

Los experimentos que relacionan la falta de sueño y la muerte no se han aplicado en humanos. Sin embargo, hay casos documentados de personas que pasaron tiempo prolongado sin dormir y murieron en tiempo breve.

Aunque la falta de sueño no es el condicionante, los daños cerebrales que ocasiona el no dormir sí tienen relación directa con esto. Es decir, que las personas no morirán por no conciliar el sueño por varias horas o días, pero sí por los daños colaterales que ocasiona la vigilia.

Los daños que ocasiona la falta de sueño se revierten toda vez que las personas retoman su rutina de descanso y dormir. Pero no es descabellado pensar que el no dormir puede ocasionar la muerte. Los daños neurológicos y en el sistema nervioso central no son reversibles como otro tipo de síntomas.

Relacionado: ¿El hombre puede sobrevivir sin agua?

Además, los daños en el sistema nervioso central ocasionan un efecto dominó en otros organismos del cuerpo. El colapso del organismo por completo no es una teoría descabellada bajo este contexto. No obstante, también hay que tomar en cuenta que aunque sea de forma involuntaria, las personas por cansancio eventualmente se rendirán y dormirán. Aun en contra de su voluntad.