Saltar al contenido

¿Los ronquidos inician desde la infancia?

Sí. Los ronquidos inician a edad temprana, incluso desde el primer año de vida, según especialistas en el área de otorrinolaringología. Las personas adultas que emiten este tipo de sonidos al dormir, generalmente iniciaron a una edad temprana. Esto obedece a diferentes patologías que pueden padecer, sobre todo en el área respiratoria.

Ronquidos infantiles

No es exageración. Un niño desde el primer mes de nacido puede emitir ronquidos, según afirman expertos médicos.

Hay diferentes razones, la mayoría patológicas, por las cuales alguien puede roncar.

Los niños pueden empezar a emitir este tipo de sonidos desde poco después de su nacimiento. Eso es indicativo de que ocurre una enfermedad a nivel respiratorio.

roncar_2
El ronquido inicia por una obstrucción en los conductos respiratorios

Generalmente se trata de obstrucciones nasales. El impedimento de respirar bien mientras se duerme, ocasionará los ruidos.

La mayoría de las patologías que están detrás del ronquido infantil obedecen a alergias respiratorias.

Entre la más frecuente está la rinitis alérgica, que no tiene cura pero sí tratamiento. El resto puede atenderse a través de intervenciones quirúrgicas.

Relacionado: ¿Por qué el agua de lechuga es un sedante?

También existen patologías congénitas que generan los ronquidos en los niños. Una expansión de los cornetes nasales figura entre las causas principales.

Ronquidos y otras causas

Inicialmente, los ronquidos inician al dormir porque cuando sucumbes ante el sueño, los músculos de la tráquea y se relajan.

Dependiendo de la posición en la que duermas, iniciará esta fiesta auditiva que suele ser molesto para quienes duermen a tu lado en habitaciones cercanas.

Por ejemplo, si duermes boca arriba, la mandíbula y la lengua perderán tonicidad muscular. La lengua, al deslizarse hacia atrás, va a obstruir  el aire.

Ese aire que ingresa desde las fosas nasales a la garganta. El cuerpo hará un esfuerzo superior por obtener ese aire. Porque será difícil que el aire entre a los pulmones. Por ello ocurre científicamente el ronquido.

roncar_3

Pero a esto lo motivan otros factores. La obesidad es una de las razones principales que generan este tipo de ruidos al dormir en los adultos.

Una persona obesa tendrá que hacer gran esfuerzo para respirar. El sobrepeso incrementa el grosor del tejido del cuello. Es por allí por donde transita el aire que respiramos.

Esta es la misma razón por la que las mujeres embarazadas roncan. Adquieren mayor peso corporal y eso les obstruye la capacidad de que ingrese el aire cuando duermen.

También, las enfermedades respiratorias son una razón común. Las alergias o una desviación del tabique nasal suelen ser razones también.

Hay otro motivo que ocasiona los ronquidos. Es la capacidad de algunas personas de no respirar por un lapso breve de tiempo, unos diez segundos. Esto se trata de la apnea del sueño y el hecho de roncar es indicativo que el proceso de paralización culminó.

Evitar los ronquidos

Dormir de lado es una de las principales recomendaciones. Eso evitará que ocurra la obstrucción nasal cuando se relajen los músculos.

A quienes tienen sobrepeso, parecerá una obviedad, pero deben intentar perderlo si desean dejar atrás los ronquidos.

También existen ejercicios que ayudan a mantener la garganta en condiciones de relajamiento antes dormir. Otra opción es la de someterse a intervenciones quirúrgicas.

Relacionado: ¿Por qué alguien se convierte en acumulador compulsivo?

Dejar de lado el alcohol etílico o el consumo de otras sustancias nocivas como los cigarros es buena iniciativa. La ingesta de estos elementos influye considerablemente en la aparición de los ronquidos. Los sedantes también resultan nefastos.

Someterse a tratamientos médicos es la alternativa que ofrecen los especialistas. Todo dependiendo de si tienen solución quirúrgica los ronquidos.

Lo que sí está claro es que nada evitará que los ronquidos se emitan. Un gran porcentaje de hombres  en el mundo lo hacen y un creciente número de mujeres también.