Saltar al contenido

¿Los perros pueden comer helado?

El helado no es un alimento toxico para los perros, pero no es recomendable que lo consuman de forma habitual. El problema es que este postre para humanos contiene lactosa y azúcar por lo que puede causar daños en sus dientes, su sistema digestivo y favorecer al sobrepeso.

¿Por qué no es recomendable que los perros coman helado?

No es recomendable que los perros coman helado porque este es un postre dulce pensado para los humanos, no para el organismo de los can que es muy diferente.

El helado contiene una gran cantidad de lactosa ya que se encuentra elaborado con leche. La lactosa es el azúcar o carbohidrato que contiene la leche de forma natural y por lo tanto también todos sus derivados.
El sistema digestivo de los perros no esta preparado para tolerar la lactosa, como si el de los seres humanos en su mayoría, por esa razón comer helado podría causarle dolores de panza, inflamación, flatulencias y diarrea.

Ademas, el helado contiene mucha azúcar y esto podría dañar los dientes de los perros causándole ciertos problemas de salud.

No es que el helado sea toxico para los perros o pueda ocasionarle la muerte, siempre que coman en una cantidad muy limitada y ocasionalmente no les hace mal, pero no es nada recomendable que coman helado en mucha cantidad y de forma habitual.
Ademas, es importante entender que los perros pueden comer una gran cantidad de helado, sin importar si les hace mal o bien, así que no hay que guiarse por el gusto del can y debemos cuidarlo de las consecuencias negativas.

¿Existen los helados para perros?

Si a nuestro perro le gusta el helado lo mejor sera darle helado para perros. En las tiendas de comidas para animales se puede conseguir este tipo de helado que no contiene lactosa, ni azúcar, por lo que es fresco y saludable.

Ademas también se puede preparar helado para perros en casa utilizando frutas. Hay frutas que son muy buenas para los perros como la manzana, fresa, pera y mora, entre otras. Estas se pueden moler y congelar.

Otra opción es preparar un helado de pollo. Se debe trozar la carne del pollo, cocinarlo en caldo de pollo, procesarlo y congelarlo por algunas horas.

Para los perros también se puede preparar helado de yogurt. Ellos pueden tolerar una cantidad mínima de lactosa, así que este lácteo puede ser una buena opción. No hay que añadir más azúcar, ni ningún otro ingrediente. Solo congelar.