Saltar al contenido

¿Los padres tienen que controlar el acceso a internet de sus hijos?

Es necesario que los padres controlen a sus hijos en internet, pero siempre sin faltarles el respeto. Es difícil mantener esos limites, pero con una buena comunicación y confianza se logra. Los padres deben revisar las publicaciones de sus hijos en las redes sociales, como también los chats que mantienen con sus contactos. Es importante tener el consentimiento de los hijos para hacer estas revisiones. Todos deben entender que se trata de una medida de seguridad.

¿Es bueno que los padres controlen a sus hijos en internet?

El internet abre un mundo de posibilidades y esto, así como puede ser beneficioso, también puede ser peligroso para los niños y adolescentes.

Los padres deben supervisar y vigilar los sitios que visitan sus hijos, como las publicaciones y los contactos en las redes sociales.
Es casi seguro que este control, al principio, genere un dilema entre padres e hijos. Quizás los niños no tanto, pero los adolescentes se sentirán invadidos y sin privacidad. Pero luego entenderán que pueden confiar en sus padres y que esto no se trata más que de protegerlos.

Algunos padres han decidido prohibirle el uso de las redes sociales a sus hijos, pero no es la solución.
Las redes sociales también son una buena herramienta para que desde adolescentes puedan tener contactos con otras personas, hacer sociales y conocer más allá de su entorno. Ademas, aunque los padres lo prohíban, los jóvenes igualmente se crearan una cuenta en las redes sociales, aun cuando tenga que ser a escondidas.

Relacionado: ¿Qué significa el término YouTuber?

Lo más recomendable es que los padres permitan a sus hijos disfrutar de las redes sociales, pero siempre estén poniendo limites para evitar peligros.

¿Cómo pueden los padres controlar la seguridad de sus hijos en las redes sociales?

Como controlar a un hijo en las redes sociales depende mucho de la edad. No es lo mismo controlar a un niño, que a un adolescente. Cada padre sabe los limites que debe poner y la confianza que deben brindar para que los hijos compartan con ellos su experiencia en las redes sociales.

Es importante que haya limites en el horario, como también en la cantidad de horas que dedica a las redes sociales.
Los horarios nocturnos no son los más recomendables. También se debe evitar que reduzcan sus horas de estudio o ejercicio para estar conectados.

En el caso de tratarse de niños, existen redes sociales especiales para menores. Estas cuentas tienen la supervisión total de los padres. Siendo que se envían por mail las copias de los chats y publicaciones de sus hijos.

Más Información: ¿Quién invento el arroba?

Los adolescentes mayores de 13 años ya pueden acceder a las redes sociales más populares. Seria ideal tener la contraseña. Si no es posible, los padres podrían crearse un perfil y ser amigos de sus hijos para controlar sus publicaciones.

Las conversaciones por chat siempre deberían ser supervisadas. Al menos asegurarse que no tengan conversaciones con desconocidos y estar alerta ante cualquier movimiento sospechoso.