Saltar al contenido

¿Los bebés pueden tomar sol?

El cuerpo humano necesita del sol para poder producir vitamina C. Los bebés deben tomar sol, mucho más los recién nacidos, pero siempre tomando los recaudos necesarios para la seguridad de su piel y ojos.

¿Por qué es necesario que los bebés tomen sol?

Los padres temen exponer a sus bebés al sol porque piensan que esto puede ser peligroso para ellos, pero lo verdaderamente negativo es que no reciban la cantidad de sol que necesitan para producir vitamina D que es fundamental para el desarrollo de los huesos. La carencia de esta vitamina puede provocar raquitismo, una enfermedad que debilita los huesos.

Ademas, los bebés necesitan tomar sol para eliminar la biliburrina de más en la sangre. Cuando los bebés nacen, los niveles de biliburrina son muy altos. Esto es lo que hace que su piel se ponga de color amarillo.
Los pediatras recomiendan estos “baños de sol”, como ellos lo llaman, para combatir la ictericia.

¿Cómo puede un bebé tomar sol de forma segura?

Los bebés necesitan tomar sol para recibir sus beneficios, pero siempre tomando las precauciones necesarias para que no haya riesgos de quemaduras.

Nunca se debe exponer al bebé al sol durante las 10:00 y las 16:00 horas ya que durante ese horario los rayos son muy intensos. Lo mejor es que el bebé tome sol por la mañana temprano o por la tarde, recién después de las 16:00.

Ademas, el tiempo de exposición tampoco debe ser muy prolongado. Solo con 10 minutos es suficiente para que su organismo reciba los beneficios del sol.

Durante la época de verano se puede sacar al bebé a dar una vuelta al jardín o azotea. Ya durante el invierno, lo mejor es que el bebé reciba del sol que ingresa a la casa por medio de una ventana ya que así no tomara frío.

Ten en cuenta que por la delicadeza de la piel de los bebés recién nacido, ellos no pueden usar protector solar hasta los 6 meses.