Saltar al contenido

¿Las sirenas realmente existen?

Aún no existen evidencias científicas o pruebas comprobables que afirmen la existencia de las sirenas. Estas criaturas, mitad mujeres vírgenes, mitad pez, forman parte del imaginario colectivo. Emergieron desde la Edad Antigua a través de varios mitos. Pero se consolidaron en su forma de pez en la Edad Media.

Mito griego y romano de las sirenas

La primera vez que se habló formalmente de sirenas fue en la Edad Media. Anteriormente, en la Edad Antigua, griegos y romanos hablaban de mujeres hermosas cuya mitad del cuerpo tenía forma de animal. Estas mujeres, vírgenes doncellas, tenían la capacidad de hechizar a hombres y hacerles cambiar de destino.

sirena_2

En las mitologías griegas y romanas, las sirenas no tenían la mitad del cuerpo en forma de pescado sino de aves. Pero una característica que trascendió es la de una voz melodiosa que encantaba y hechizaba. Su origen inicial las situó en las costas del mar Mediterráneo, sobre todo en estructuras rocosas. También en la Isla de Capri, en Italia.

Desde el inicio tenían una voz atractiva y que, en la mayoría de las veces, era peligrosa para quien la escuchara. Sobre todo si se trataba de navegantes que pasaran cerca de las costas.

El origen conceptual también es difuso. Inicialmente tuvieron un origen oscuro. Provenían del mundo de los muertos. De allí que su voz resultara tan encantadora como letal.

Relacionado: ¿Mozart compuso ‘Twinkle, twinkle, little star’?

En la mitología griega las sirenas eran descendientes de dioses relacionados con el agua. También con deidades que rigen la música, el baile y otras artes. De allí que en algunas ocasiones las sirenas toquen instrumentos musicales como la lira o el arpa. Todos de sonidos suaves y seductores.

Las sirenas en otras mitologías

Además de formar parte del imaginario en las mitologías de las civilizaciones principales en el mundo occidental, las sirenas también fueron personajes que emergieron en mitologías orientales.

Tal es el caso de la mitología asiria, mil años antes de Cristo. Ellos explican la existencia de las sirenas a través de un mito de desamor y desamor. En ese mito Venus es la protagonista.

Estas figuras mitad pez emergen desde una niña abandonada y echada al mar. Ella fue producto de un amor entre una diosa y un mortal. Al Venus acabar ese amor, la madre lanzó a la bebé al mar. Pero ella fue rescatada por los dioses. De allí su figura mitad pez.

sirena_1

Una historia diferente es el de las sirenas en Gran Bretaña y lo que ahora se conoce como Reino Unido. En este lado del mundo las sirenas son símbolos de mala suerte.

En China las sirenas son sinónimo de belleza y riqueza. A través de sus lágrimas se crean perlas. Para ellos son seres maravillosos. Por ello los pescadores tienden a querer agarrarlas. Pero el canto se los impide.

La existencia de las sirenas

En las últimas décadas emergieron historias sobre la veracidad de la existencia de estos seres. El forcejeo entre el mito y la verdad tiene un límite muy fino cuando se trata de sirenas. Ha habido diversas versiones que las colocan como seres reales.

En la literatura y ciencia ficción son personajes frecuentes. Desde clásicos que trascendieron por su valor literario, hasta películas, comics, series de tv y cuentos infantiles. Siempre se especula sobre su existencia.

Relacionado: ¿Por qué hay tantas teorías con respecto a la Mona Lisa?

Canales especializados en materia de animales y naturaleza aseguraron que sí existen. No obstante, el impacto de este tipo de aseveraciones fue aminorado por comunicados desde la NASA en Estados Unidos.

A pesar de las aseveraciones, no hay evidencia científica real. Ninguna institución ha afirmado que las sirenas conviven entre los humanos.