Saltar al contenido

¿Las mujeres siempre usaron vestidos de novia de color blanco?

No. La tradición de usar vestidos de novia blanco proviene de la realeza y fue una costumbre que surgió a partir del siglo XIX, año en el que la princesa Carlota de Inglaterra se casó, vestida de blanco absoluto. Pero fue la  imagen de novia de la Reina Victoria la que implantó la costumbre, gracias al auge de los Medios de Comunicación.

¿Qué había antes de los vestidos de novia blanco?

Antes de que se popularizara el uso del vestido de novia blanco, las mujeres vestían trajes comunes pero elegantes en sus bodas.

La ropa que usaban los novios en las bodas anteriores a la época victoriana no era distinta de los invitados a la fiesta.

De hecho, hubo personajes de la realeza europea que usaban trajes muy convencionales.

Actualmente se podría dudar que era la vestimenta para una boda.

Por ejemplo, la infanta española María Teresa, en el siglo V, vistió de negro en su día nupcial.

Vestido_novia_desfile_industria
En la actualidad, los vestidos de novia representan toda una industria dentro de la moda.

Los convencionalismos indicaban que las mujeres usaran un vestido de novia más hermosos de los que usaban diariamente.

Y el simbolismo que había en torno a ello no estaba relacionado con lo que ahora aceptamos convencionalmente.

Tal es el caso del vestido de novia en color amarillo.

Este color simbolizaba sentir una especie de lástima por el esposo con el que se casaban.

O los confeccionados en tonos azules.

Esos tenían como significado que la pareja se unía por un amor puro, con la promesa de que sería eterno.

La única restricción social, a menos en el occidente del mundo, era usar un vestido de novia rojo.

La razón es que este era el color con el que identificaban a las prostitutas.

La masificación del vestido de novia blanco

La boda de la princesa Carlota de Inglaterra fue el punto inicial de esa costumbre.

Posteriormente, se extendió por el occidente con la imagen de su prima, la reina Victoria de Inglaterra.

Costumbre que también, de manera reciente, han adoptado mujeres en el oriente.

Vestido_novia_Reina_Victoria
La reina Victoria I de Inglaterra, junto a los medios de comunicación de la época, fue quien popularizó los vestidos blancos al casarse de este color.

El vestido de novia blanco y sencillo, usado por la reina Victoria en 1840, fue el modelo a seguir desde el siglo XIX.

Su auge fue impulsado por la aparición de los medios de comunicación impresos.

Gracias al auge mediático, la foto de la novia de la realeza, vestida de blanco llegó a las masas.

Jugaron un papel importante las publicaciones de los primeros periódicos.

Desde ese momento las mujeres intentaron parecerse a Victoria de Inglaterra. Y de la imitación surgió la costumbre.

Relacionado: ¿Qué tipo de tela es el terciopelo?

Aunque fue a inicios del siglo XX que las mujeres, de todos los estratos sociales empezaron a usarlo en más países.

Se popularizó la creencia de que el vestido de novia blanco, significaba la pureza e inocencia de la mujer, que pasaba de niña a mujer.

Con el tiempo, a esa creencia se le añadió la idea de que el color blanco simbolizaba también la virginidad de la mujer ante el matrimonio.

Aunque este precepto ha sido desvalorizado con el tiempo.

La industria del vestido de novia

El vestido de novia blanco se ha vuelto una tendencia desde la cual se desarrolló una industria altamente lucrativa.

Todo comenzó con aquella novia de la nobleza británica en 1840 hasta la actualidad.

En esta industria compiten grandes diseñadores.

Relacionado: ¿Qué es el encaje?

Ellos presentan trajes cada vez más elaborados.

Además, los elaboran con materiales que indican el estatus social y poder adquisitivo de la novia.

La industria también presenta programas televisivos, revistas, podcast.

Esto implica todo un andamiaje en torno al sueño del vestido de novia perfecto.

De hecho, en algunos países como Estados Unidos, la elección de un vestido de novia implica la participación de la familia completa.