Saltar al contenido

¿Las espinacas ayudan a combatir el mal de Alzheimer?

Sí. Las propiedades que contienen las espinacas ayudan a combatir el Mal de Alzheimer. El folato, una de las principales proteínas que posee este vegetal, es recomendado por los neurólogos para prevenir esta enfermedad degenerativa. Adicional a esto, consumir este alimento es una buena alternativa para tratar otras enfermedades como la artritis o algunas dolencias estomacales.

Espinacas y neurología

Las espinacas son portadoras de una serie de componentes que aumentan el flujo sanguíneo y ayudan a un mejor desarrollo de la actividad neuronal.

Componentes como una lista grande de antioxidantes, potasio y sobre todo el folato aportan una serie de beneficios de tipo neurológico.

Tiene gran cantidad de antioxidantes

Quienes incluyen las espinacas en su alimentación regular pueden revenir el Mal de Alzheimer.

Y, también resulta una alternativa para los pacientes que ya tienen alto riesgo de deterioro neuronal o cognitivo.

La cantidad de potasio que tiene este vegetal puede ser una parte integral del tratamiento de la salud cerebral. Su consumo está relacionado con un incremento del flujo sanguíneo que llega al cerebro.

Dosis regulares de espinacas aumentan el nivel cognitivo de las personas. También fortalecen la capacidad de concentración y la actividad neuronal.

Esta misma capacidad regenerativa de este versátil vegetal la hace un buen alimento para evitar o retrasar la aparición de aterosclerosis. Esta enfermedad es causada por el endurecimiento de las arterias.

La clave de esto radica en un pigmento llamado luteína que, además de ayudar con la regeneración celular, es el encargado de prevenir ataques al corazón y accidentes cerebrovasculares.

Las proteínas de las espinacas ayudan a reducir el colesterol y depósitos de grasa en el torrente sanguíneo.

Espinacas dérmicas

No solo tiene propiedades que ayudan a mantener un buen funcionamiento neuronal. En la parte externa de nuestro cuerpo también puede aportar resultados positivos.

Por ejemplo, las espinacas pueden ser un tratamiento eficaz para reducir inflamaciones y enfermedades relacionadas.

Sus componentes mejoran el malestar que queda cuando existe artritis, enfermedades como la gota (por consumo excesivo de ácido úrico). Las dolencias e inflamaciones del corazón también.

Relacionado: ¿Qué comen en Bangladesh?

La vitamina K ayuda a fortalecer los huesos. Este componente y otros minerales que contiene pueden prevenir la aparición de osteoporosis. Quienes la recomiendan apuntan que la gran cantidad de zinc, fósforo y hierro son buenos aditivos para el organismo.

Pero, no es solo la parte interna, en lo externo también. Este vegetal ayuda a mejorar las condiciones de la piel, ayudando al proceso de hidratación de la dermis.

Y, además, puede ayudar a mejorar la salud de uñas y dientes.

Espinacas para la vista

Una de las virtudes de la planta es que ayuda a pacientes proclives a desarrollar enfermedades oculares a prevenirlas.

La espinaca tiene cantidades impresionantes de antioxidantes, como el beta caroteno, el xanteno y la luteína.

espinacas_1

Cuando las espinacas se consumen hervidas o cocidas, el beta caroteno va destinado a fortalecer los ojos.

Dolencias como picor en los ojos, resequedad ocular y úlceras pueden ser prevenibles. Las propiedades anti inflamatorias que posee reducen hinchazón o irritación en los ojos.

Preparación de las espinacas

Aunque su sabor no es muy agradable al paladar, existen diversas formas de preparar las espinacas, ya que son vegetales muy versátiles.

Relacionado: ¿Por qué son importantes las vacunas?

De forma cruda es idean para la elaboración de ensaladas frescas. Cocida puede ser ingrediente para cremas de vegetales, así como cocinarse junto a carnes o pescados.

Para el desayuno es una buena alternativa. Preparada en forma de tortillas con huevos y otros ingredientes adquiere un sabor inigualable. Además, algunas personas prefieren tomar el sabor natural y las preparan en jugos o licuados, con los cuales conserva intactas todas sus proteínas.