Saltar al contenido

¿Las comidas picantes son buenas o malas para la salud?

Muchas personas piensan que la comida picante con chiles, jitomate, cebolla y ajo, es mala para el estomago. Esto no es así Lo que sucede es que hay personas que no están acostumbradas a este tipo de alimentos, entonces al probarlo pueden sufrir un malestar. Las comidas picantes no son malas, siempre que se las consuma de forma moderada, es más tienen muy buenas propiedades para la salud.

¿Cuáles son los beneficios de las comidas picantes?

Los beneficios que ofrecen las comidas condimentadas con ingredientes picantes son muchos, algunos de ellos son:

  • Alarga la vida. Las personas que comen alimentos picantes varias veces a la semana reducen notablemente su riesgo de morir.
  • Favorece a la perdida de peso. Este tipo de alimentos acelera el metabolismo y reduce el apetito, da una sensación de saciedad, por lo que se consumen menos grasas y se queman más calorías.
  • Previene enfermedades autoinmune. Las comidas picantes tienen capsaicina, un componente que actuá en el organismo previniendo las enfermedades de este tipo.
  • Calma el dolor. La capsaicina también favorece la producción y liberación de endorfinas, una sustancia que alivia los dolores.

¿Por qué a algunas personas le hace mal comer comidas picantes?

Las comidas picantes no son habitual en todas la gastronomía de todas las culturas. Quienes no están acostumbrados a este tipo de alimentos, al consumirlos de forma ocasional pueden sufrir molestias, como ardor en el esófago y estomago. Esta es la principal razón por la que a algunas personas les hace mal comer picante. Simplemente su organismo no esta acostumbrado.

Ademas, algunas personas no pueden comer picante, principalmente quienes tienen una enfermedad en el sistema digestivo, como gastritis, ulcera gástrica, eructo, reflujo, diarrea, entre otros.

Aunque las comidas picantes puedan tener muchos beneficios, siempre hay que consumirlas de formas moderada. Comer picante en exceso puede causar:

  • Quemaduras temporales en las papilas gustativa.
  • Problemas en la coagulación de la sangre
  • Aparición de hemorroides
  • Problemas digestivos, como ulceras y gastritis