Saltar al contenido

¿La saliva tiene la misma composición del plasma sanguíneo?

Aunque no tiene exactamente la misma estructura, la saliva sí tiene una composición similar al plasma sanguíneo. En su estructura química, este fluido contiene bicarbonato, fosfato, enzimas, lisozimas, y otras proteínas. Además de la gran cantidad de agua que posee. El fluido, además, tiene propiedades médicas.

La saliva y sus propiedades

De los fluidos corporales, la saliva es la que más se asemeja al plasma sanguíneo. A pesar de que tiene una alta composición de agua y bicarbonato, tiene otros elementos que hacen que su presencia sea vital en el organismo.

Además de la función de lubricar la boca, para mejorar la función de hablar, por ejemplo, hay otras propiedades importantes. Aunque no son tantas como se ha magnificado a este fluido.

saliva_1

Por ejemplo, la saliva tiene gran poder cicatrizante. Esto se debe a la lisozima, que tiene  un poder de eliminar bacterias en las heridas. Posterior a esto, actúan las características de regeneración de la epidermis.

Esto es favorable para las yagas que salen en la zona de la boca y áreas cercanas. De manera que pasar la lengua por las heridas y llenarlas de saliva no es algo antihigiénico. Puede ser tomado como una medida de limpieza de gérmenes y agentes externos. Así como de regeneración de la piel.

La segunda propiedad más importante de la saliva es su aporte en el proceso digestivo. Su primera función es unir las partículas alimenticias en una misma, mientras se da el proceso de masticar. Esto logra que lo que ingerimos se convierta en un bolo alimenticio.

Relacionado: ¿Qué es el síndrome de Marfan?

También, las enzimas que posee este fluido son las responsables de que los sabores de los alimentos sean percibidos. Ella se encarga de que cada uno de los sabores se trasladen a las papilas gustativas que pueden detectarlos.

Funciones conexas de la saliva

Además de la función de cicatrizar y ayudar a digerir, hay un par de funciones conexas a estas que posee la saliva. Una de ellas es regular el PH de los alimentos digeridos.

Con ello le brinda protección a los dientes, porque evita que el ácido de las comidas dañe el esmalte dental. Esto evita el desgaste de los dientes y la aparición de sarro.

saliva_2

Además, es la encargada de la lubricación constante de la boca. Y, aunque esto pueda parecer poco higiénico, es de vital importancia. Es lo que hace que las personas puedan hablar con fluidez y no se le pegue la lengua del paladar.

La saliva también es la responsable de informar al organismo sobre la deshidratación que se pueda padecer.

Saliva similar a plasma

Hay muchas similitudes en la composición de la saliva y del plasma de la sangre. En principio, es un compuesto altamente isotónico, al igual que el plasma sanguíneo.

Contiene mucina y ptialina, sustancias que son análogas en el componente de la sangre. Así como bicarbonato y potasio. Cuando se empieza a secretar la saliva, sus secreciones son similares al segundo componente.

Relacionado: ¿Cómo afecta el Síndrome de Rett?

De igual forma, su PH es un indicador de la alcalinidad que existe en el cuerpo. A través de ella se pueden hacer diagnósticos de algunas enfermedades, sobre todo bucales. Pero también hay otras patologías que se pueden medir a través de ella, como diabetes e hipertensión arterial.

Los componentes del fluido salival pueden ayudar a desmontar moléculas. Por ello se trata de un fluido que puede ser utilizado por el organismo para muchas funciones, como de hecho, ocurre.

Sin embargo, hay que tener cuidado en cómo se emplea, sobre todo para cicatrizar. Porque la saliva posee bacterias que son propias de la cavidad bucal.