Saltar al contenido

La pereza ¿Hábito o enfermedad?

Varias veces al día pasamos por momentos en los cuales nos invade la pereza, bien sea por cansancio, falta de interés, mal humor o simplemente por dejar para más tarde lo que corresponde hacer en el momento y es que la pereza o flojera como se le conoce en algunos países no es ninguna enfermedad como muchos piensan, sino una condición o mal hábito adquirido aunque ciertos factores biológicos pueden influir se ha demostrado que no son para nada determinantes. 

¿Cuáles son las causas de la pereza?

Son muchos los factores que pueden ocasionar que la persona sienta pereza para realizar sus actividades, incluso algunas veces estas conductas se encuentran enmascarando algún tipo de patología.

Es preciso señalar que la pereza no es ningún rasgo que determine la personalidad de las personas, mas bien es una conducta que se adquiere y según la psicología, tiene mucho que ver con la educación que se recibe y que será determinante como modelo o patrón de conducta.

La pereza Habito o enfermedad
La pereza puede interferir en el desempeño de actividades diarias

La sobreprotección de los padres hacia sus hijos es un modelo educativo que puede afectar negativamente el desempeño de los niños hacia futuras actividades convirtiéndose en personas perezosas, por lo general en lo que se refiere al alcance de metas a largo plazo, los perezosos quieren lograr su objetivo de forma sencilla sin atravesar el proceso de trabajo para alcanzarlo.

Existen otros factores o causas que pudieran originar la pereza y en estos casos hay que profundizar un poco más en la persona, ya que un apersona muy perezosa puede estar enmascarando ciertos miedos con el fin de librarse de la realidad, también pudiera ser un síntoma de depresión o de condiciones médicas que obliguen al organismo a permanecer en ese estado como ciertas enfermedades ligadas a la tiroides.

Características de un perezoso

La mayoría de los perezosos tienden a actuar bajo la misma modalidad de conducta, y es que este hábito repercute de forma negativa con efectos colaterales en el desempeño de las actividades diarias.

La pereza Habito o enfermedad
La pereza puede afectar el estado de salud de las personas

Por lo general una persona perezosa siempre escoge el camino fácil y ante cualquier trabajo difícil o que requiera más esfuerzo tienen a retirarse o abandonarlo. El tiempo no les importa, pues no ven problema en posponer cualquier actividad; un perezoso es guiado por las emociones y no por a convicción así que es costumbre dejar todo a medias.

Otra de las características es que tienen miedo a los cambios, no les gusta salir de su zona de confort ni afrontar sus miedos, el temor puede llegar a paralizarlos.

Más Información: ¿Qué es un hábito?

La mayoría de las veces los perezosos son malos empleados o con bajo rendimiento académico y actúa de forma negligente, muchas veces deja pasar oportunidades únicas por evitar el esfuerzo.

La pereza se puede superar

Si la pereza ha llegado a afectar tu vida, es momento de que de deshagas de ella, esto lo puedes lograr poniendo en practica una serie de consejos que te ayudarán a superarla.

La pereza Habito o enfermedad
Fíjate una meta

Empieza por rodearte de personas activas y que te motiven, aléjate de los perezosos, realiza una lista con las tareas pendientes y evalúa los beneficios al completar cada una de ellas.

Realiza las cosas simples primero y poco a poco podrás alcanzar objetivos a corto plazo.

Más Información: ¿Por qué nos desperezamos?

Elimina todo tipo de distracciones que sean la fuente principal de tu pereza y que pueden ser una tentación al momento de iniciar alguna tarea o actividad.

Alimentarse bien y realizar un poco de ejercicio físico contribuye de manera positiva brindando energía a nuestro organismo.