Saltar al contenido

¿Hay niños que le temen a Papá Noel y los Reyes Magos?

La mayoría de los niños adoran a Papá Noel y los Reyes Magos pero también puede suceder que algunos niños les teman, su imaginación los puede llevar a ver a estos personajes como alguien poco confiable.

¿Por qué algunos niños tienen miedo de Papá Noel y los Reyes Magos?

Es normal que algunos niños sientan que Papá Noel y los Reyes Magos son de poco fiar. Si analizamos toda la historia mágica que rodea a estos personajes, no es muy creíble. Ademas, toda esa “magia” puede ser distorsionada por los niños en su imaginación causándoles dudas, incertidumbre y temor.

Papá Noel y los Reyes Magos son personajes desconocidos, que llegan por la noche y entran a la casa cuando todos están durmiendo. Algunos niños pueden divertirse con esta historia, pero otros en cambio pueden sentirse invadidos y amenazados.
Ademas, los padres siempre advierten a los niños que no se acerquen a extraños y eso es justamente lo que son Papá Noel y los Reyes Magos.

A esto hay que sumarle que ellos lucen vestimentas muy excéntricas, llegan en un trineo tirado por renos o acompañados de camellos, y son quienes tienen la potestad de juzgar lo bien o mal que se han portado los niños durante todo el año. Todo esto, por supuesto, puede desconcertar a los pequeños.

Los niños que les tienen miedo a Papá Noel y los Reyes Magos, por lo general, son forzados por sus padres a aceptar a estos personajes, verlos en videos, acercarse a quienes están disfrazados de ellos, y esto les causa un rechazo aun mayor.

¿Cómo ayudar a un niño a superar el miedo a Papá Noel y los Reyes Magos?

Entendemos que los padres quieren que sus niños vivan la magia de la Navidad pero deben entender que sus niños no disfrutan de la presencia de estos personajes navideños, este es el primer paso para ayudarlos a superar su temor.

Por lo general, los niños comienzan a perder el miedo a Papá Noel y los Reyes Magos después de los 5 – 6 años. Igualmente cada niño tiene sus tiempos y hay que respetarlo. No se puede forzar o imponer algo a los pequeños.

Los padres pueden hablar con los niños sobre estos personajes, contarles historias, acompañarlos a escribirles cartas, siempre respetando sus miedos y evitar intimidarlo o presionarlo.