Saltar al contenido

¿Existe la fobia a las cosas nuevas?

Aunque parezca difícil de creer, muchas personas ya sean adultos o niños experimentan fobia a ciertas cosas o situaciones nuevas, a este tipo de miedo incontrolable se le denomina NEOFOBIA; por lo general, este miedo tiene su origen causado por algún tipo de trauma que ha quedado guardado de forma inconsciente; si la conducta del individuo es muy grave ante un caso de neofobia, debe ser tratado por un profesional de la salud mental.

¿Qué es la neofobia?

El origen de la palabra neofobia deriva del griego néos que significa nuevo y fobos que se traduce como miedo.

La combinación de ambos términos permiten describir a la neofobia como un miedo de tipo incontrolable hacia experiencias o cosas nuevas que no puede ser justificado a nivel consciente.

Existe la fobia a las cosas nuevas
La neofobia es un miedo injustificado a nivel consciente

Muchas personas perciben este tipo de fobia como la carencia total de voluntad por parte del individuo para probar experiencias o cosas nuevas o simplemente salir de la rutina habitual.

Aunque la neofobia no puede ser justificada de forma consciente por el individuo, estudios han demostrado que su origen debe a algún tipo de trauma negativo que ha quedado registrado en el nivel inconsciente de la persona.

Causas de la neofobia

Aunque descubrir la causa específica de la neofobia ha sido una tarea muy complicada; estudios afirman que este tipo de miedo pueden deberse a experiencias o sucesos traumáticos que han quedado grabados en el inconsciente.

Más Información: ¿Qué es la glosofobia?

Existen otros factores que pueden estar relacionados con la aparición de neofobia como el tipo de personalidad, la predisposición genética, influencia del aprendizaje modelado o vicario o la forma de pensar de una persona lo que se conoce como estilo cognitivo.

Síntomas de una persona con neofobia

En líneas generales, la neofobia no escapa a los síntomas habituales que puede sufrir cualquier persona con fobias, sin embargo, en la neofobia se han clasificado en tres tipos de síntomas.

Síntomas físicos

Los síntomas físicos se originan por el nivel de angustia que experimenta la persona con neofobia ocasionando la hiperactividad a nivel del sistema nervioso que repercuten directamente en la estabilidad de su organismo.

Existe la fobia a las cosas nuevas
Sensación de asfixia y sudoración excesiva son algunos de los síntomas físicos de la neofobia

Entre los síntomas físicos se presenta sensación de asfixia o de falta de aire, aumento de la tasa cardíaca y respiratoria, exceso de sudoración, aumento del tono muscular, cefalea, mareos, vómitos y hasta desmayos.

Síntomas cognitivos

Los síntomas cognitivos se presentan al mismo tiempo que los físicos y se caracterizan por una serie de pensamientos o creencias irracionales y descontroladas ante la situación o estímulo fóbico.

Entre los síntomas cognitivos destacan diferentes ideas o creencias intrusivas hacia el peligro que supuestamente puede causar el estímulo fóbico en este caso puede ser cosa o experiencia nueva.

Más Información: ¿Qué es la nomofobia?

La persona también comienza a imaginarse situaciones catastróficas especulando de forma obsesiva y con temor a perder el control y no poder manejar la situación.

Síntomas conductuales

El tercer tipo de síntoma que experimenta la persona con neofobia son los síntomas conductuales que se refieren a todas aquellas conductas que la persona sigue a fin de evitar o escapar del estímulo o experiencia nueva que le cause la neofobia.

Esto incluye la realización de una rutina de forma estricta o evitar por completo el contacto con aquellas cosas que no le resulten familiares o que no estén incluidas en su rutina habitual.

Tratamiento

Toda aquella persona que padezca de neofobia y su comportamiento influya en su vida cotidiana de forma negativa, debe ser evaluada por un especialista dedicado a la salud mental; por lo general se utilizan tratamientos psicológicos orientados a técnicas cognitivo-conductual a fin de contribuir a eliminar las creencias o ideas irracionales hacia el estímulo fóbico.