Saltar al contenido

¿Es verdad que los perros se parecen a sus dueños?

Si, los perros se parecen a sus dueños porque los seres humanos escogen mascotas, autos y pareja que tengan similitudes con ellos.

¿Es un mito que los perros y sus dueños son parecidos?

A pesar que mucho tiempo se creyó que esto solo era un mito, la ciencia ha comprobado que es cierto que los perros se parecen a sus dueños. Por medio de varios estudios han descubierto que las personas eligen a sus animales de compañía con rasgos físicos y psicológicos similares a los de ellos.

El psicólogo Sahiko Nakajima, de origen japones, afirma que los seres humanos tienen la tendencia de elegir cosas y personas que se parecen a ellos.
Así también, el profesor Nicholas Christenfeld de California, llego a esta conclusión después de fotografiar a diferentes personas y a sus mascotas, y luego emparejarlas solo por los rasgos físicos.

Relacionado: ¿Por qué los perros inclinan la cabeza cuando les hablas?

Para explicar este fenómeno, los científicos dicen que se trata del principio de familiaridad. Las personas eligen como mascota, casi inconscientemente, a aquellos animales que tengan rasgos físicos similares a los suyos. Quizás porque al conocer más sobre estas características, les es más fácil relacionarse con quienes también posean las mismas, en este caso se trata de sus mascotas.

¿Por qué los perros se parecen a sus dueños?

La razón por la cual los perros se parecen a sus dueños es porque son las personas las que escogen a sus mascotas y lo hacen basados en los rasgos físicos con los que tienen más afinidad, es decir, con los que comparten alguna similaridad.

Lo mismo sucede con la elección de pareja, las personas buscan a otras personas con las que tengan cierta compatibilidad.
Esto también puede verse en las relaciones de amistad. Siempre se suele tener una mejor relación con aquellos que tienen similitudes en el carácter, gustos y estilos de vida.

Más Información: ¿Qué sienten los perros cuando se quedan solos?

Entonces, si una persona aplica este principio para escoger amigos, parejas y hasta autos, es normal que también lo haga cuando tiene que escoger un perro como mascota y animal de compañía.