Saltar al contenido

¿Es necesario tener amigos?

amigos_portada

No solo por tener con quien bromear, hacer confidencias o pasar el tiempo. Para una persona, es necesario tener amigos y consolidar este tipo de lazos afectivos, por los beneficios psicológicos, sociales e inmunológicos que se generan en el organismo.

Los amigos son una necesidad básica

Según el psicólogo estadounidense Abraham Maslow, tener amigos es la tercera necesidad.

Dentro de la teoría “Pirámide de las Necesidades Humanas”, hacer amigos, ser aceptado socialmente está en el tercer escaño dentro de lo vital para el ser humano.

Formar parte de un grupo social solo es superado por la necesidad de estar saludable y vivir en un lugar seguro.

Desde la infancia, tener amistades y formar parte de grupos es un proceso importante para afrontar evoluciones fisiológicas y psicológicas.

Tan es así que los amigos facilitan a los niños el proceso de adaptación y forman un soporte emocional imprescindible.

Especialistas en medicina preventiva y salud pública afirman que, a mayor cantidad de amistades, mejor el estado de salud de una persona.

Científicamente, los amigos dan felicidad

Los lazos de confianza, empatía y afinidad que generes con una persona, hace que el organismo libere oxitocina, la denominada “hormona de la felicidad.

Esta es la misma hormona que se libera mientras bailamos, reímos, abrazamos a alguien o, simplemente, cantamos.

amigos_felicidad
Comprobado: Nuestras amistades nos hacen felices.

Está ligada al establecimiento de nexos sociales y lazos afectivos, nos hace más empáticos y ayuda a tener autoconfianza.

Los amigos también pueden aliviar situaciones de estrés.

Ya que conversar y compartir nuestros problemas y dificultades genera una sensación balsámica, de alivio.

Relacionado: ¿Cuáles son los procesos cognitivos complejos?

Este proceso eleva los niveles de la hormona cortisol, que se desprende como respuesta fisiológica ante situaciones de estrés.

Así que, científicamente, mientras más amistades tienes, más feliz serás y tendrás más capacidad de atraer positivamente a más personas.

Más amigos, más salud

Tener amistades produce sentimientos positivos hacia nuestra propia persona, es decir, mejora la autoestima.

También, la cercanía con personas hacia las que profesamos afectos ayuda a recuperar el organismo ante el padecimiento de enfermedades.

Tener cerca a los amigos cuando estamos enfermos genera respuestas inmunológicas positivas.

amigos_salud
Comprobado: tener amigos nos proporciona salud.

Estudios de la Universidad de Concordia revelaron que no tener amigos es causa de enfermedades.

El efecto de la soledad en el cuerpo es similar al de tener vicios como el alcoholismo o el tabaquismo.

Pero, contar con un grupo de amistades equivale, en nuestro cuerpo es similar a hacer ejercicios.

Y, carecer de ellos, es una causa de muerte que equivale a sufrir de obesidad, o de ser sedentario.

La empatía y el afecto que generamos con nuestros amigos nos hace compenetrarnos con ellos.

Relacionado: ¿Como evitar que lo que dicen los demás te afecte?

Tan es así que cuando los amigos están en peligro o pasan por situaciones difíciles, nuestra reacción cerebral es como si nosotros somos los que pasamos por esa situación.

Una investigación de la Universidad de California descubrió que las amistades pueden ayudarnos a mejorar durante enfermedades.

El estudio reveló que personas enfermas que tienen amigos, poseen diez veces más probabilidades de mejorar que las que no tienen.

Más amigos, mayor productividad

Tener amistades hace que se eleve nuestra productividad laboral.

Y este no es un tema solo de compartir carga laboral con personas de confianza, sino más bien como un efecto psicológico.

amigos_productividad
Comprobado: La amistad nos hace más productivos.

Sucede que si en nuestro entorno laboral estamos rodeados de amistades, es una motivación.

Esta motivación nos hace ser más productivos, ser más creativos y trabajar con más empeño.

Los seres humanos necesitamos a los amigos más que para compartir una anécdota o darnos un abrazo.

Estas personas, elegidas al azar a lo largo de nuestra vida, ayudan a mejorar cada faceta que desarrollemos.

Contar con amistades, incluso, puede ayudarnos a ver los problemas desde otro punto de vista y encontrar soluciones que solos no hubiésemos imaginado.