Saltar al contenido

¿Es malo usar almohada para bebé recién nacido?

Como los adultos están acostumbrados a dormir con almohada, piensan que los bebés también lo necesitan. Esto es un error. Una almohada para bebé no es necesario y hasta es riesgoso. Si los bebés duermen con almohada pueden sufrir lesiones o deformaciones en la espalda, además corren riesgos de asfixiarse y sufrir una muerte súbita.

Riesgo de las almohadas para bebés

Riesgo de las almohadas para bebés
Riesgo de las almohadas para bebés

A diferencia de los adultos, los bebés no necesitan dormir con almohadas y su uso puede resultar peligroso por lo que siempre es mejor evitarlas.

Las almohadas para bebés no son una buena opción para un recién nacido y sus primeros meses de vida. La columna vertebral se esta formando y al usar almohada puede sufrir una desalineación ya que ellos pasan mucho tiempo en la cama y el cuello mantiene una posición forzada.

Además, lo que es más peligroso es que una almohada para bebé puede ser causante de asfixia y muerte súbita.

¿Cuándo comenzar a usar una almohada para un bebé?

Una almohada para bebé debe empezar a usarse recién después de los 24 meses de vida. Hasta ese momento, como ya hemos visto antes, el bebé no la necesita.

Recién después de los 2 años de edad, el cuerpo del bebé cambia y puede comenzar a dormir utilizando una almohada. Ahora ya tiene sus hombros más anchos que su cabeza y si se duerme de lado no dejara su cabeza colgando por lo que no sufrirá lesiones, dolores o incomodidades.
Además, a los 2 años ya son suficientemente maduros para acomodarse en la posición más cómoda para dormir y darse la vuelta si tienen problemas para respirar.

Entonces, después de los 24 meses ya pueden usar una almohada para bebé para dormir más cómodos.

¿Cómo debe ser la almohada para bebé?

Los niños pequeños no pueden utilizar cualquier almohada o cojín, no todos cuentan con las características necesarias para brindarles confortabilidad y seguridad.

Cómo debe ser la almohada para bebé
Cómo debe ser la almohada para bebé

Según los especialistas, una almohada para bebé debe ser:

Tamaño

Lo ideal es que se trate de una almohada que tenga la misma longitud de la cama, es decir que no deje espacios vacíos, para que el niño pueda moverse libremente y siempre mantener apoyada su cabeza.
Además también se recomienda que sea fina y baja para que la cabeza y el cuello queden alineados a la espalda de forma natural.

Firmeza

La almohada para bebé debe ser esponjosa, de firmeza media. Si la almohada es muy dura o rígida, los niños al ser livianos se sentirán incómodos en ella. Y, por el contrario, si es muy blanda puede provocarle problemas cervicales.

Fácil de limpiar

Es muy importante que la almohada para bebé sea fácil de limpiar. Se recomienda que este fabricada en un material antibacterial. Además, debe contar con una funda extraible para que se pueda lavar con más frecuencia.

¿Cómo debe dormir un bebé con almohada?

No solo es importante las características de una almohada para bebés,  sino también el utilizarla correctamente.

Se recomienda que el bebé duerma boca arriba. Los bebés nunca deben dormir boca abajo, esto es muy peligroso para ellos.
Además, sera necesario que cada algún tiempo se acomoden a una posición de lado para que su cabeza que es tan blanda todavía no se deforme.