Saltar al contenido

¿Es bueno leer un cuento a los niños antes de dormir?

Para los niños es muy beneficioso que sus padres le lean un cuento antes de dormir. Los padres también disfrutan mucho de este momento. Juntos refuerzan su lazo emocional y mejoran su autoestima.

¿Cuáles son los beneficios de leer un cuento a los niños antes de dormir?

Para los niños:

Los niños esperan con ansias la llegada de la noche para que sus padres dediquen un momento a leerle un cuento antes de dormir.

Algunos de los beneficios que tienen los niños cuando se les lee un cuento antes de ir a la cama son:

Favorece a la concentración: Los niños ponen mucha atención a cada detalle del cuento, y mucho más si los padres narran con detalles la historia.

Aprenden nuevos valores: Por lo general los cuentos de niños son historias que transmiten buenos valores. Contarle un cuento a los niños es la forma más fácil que los pequeños aprendan estos valores y la forma en la que pueden aplicarlo en su vida.

Relacionado: ¿Los niños deben leer cuentos de terror?

Abre las puertas de la imaginación: Cuando a los niños se les lee un cuento, ellos empiezan a crear en su mente la imagen de cada escena para disfrutarlo mejor. Ademas, muchas historias tienen un final abierto por lo que esto les da rienda libre a la imaginación de los niños para que puedan crear el final que más les guste.

Mejora la comprensión lectora: A los niños les gustan tanto los cuentos que no van a esperar a que sus padres les lean solo por las noches, se quedaran con ganas de más y esto los impulsara a leer y mejorar su comprensión.

Para los padres:

No solo los niños disfrutan y se ven beneficiados con la lectura nocturna de un cuento, sino que los padres también.

La relación entre padres e hijos pequeños no siempre es fácil. Leerles un cuento a la noche ayuda mucho a acercarse a ellos y ganarse su confianza.

Más Información: ¿Por qué los niños tienen amigos imaginarios?

Este momento se convierte en un momento de intimidad entre padres e hijos. Ellos pueden conocer mucho más las emociones, los miedos y los sueños de sus pequeños.

Ademas, la comunicación entre los padres e hijos se fortalece. Los padres pueden transmitir buenos valores y mensajes a sus niños de una forma que la puedan comprender.