Saltar al contenido

¿Es bueno congelar las verduras?

Siempre se recomienda comer las frutas frescas pero también pueden congelarse para alargar su vida útil ya que en este proceso no pierden propiedades ni nutrientes.

¿Cómo congelar correctamente las verduras?

Para que las verduras puedan congelarse sin perder sus propiedades es necesario aprender a congelarlas de forma correcta.

Se recomienda pelar y limpiar las verduras antes de congelarlas. Se debe retirar la piel y las partes que estén en mal estado. Ademas, se deben lavar varias veces con abundante agua y secarla.
Si bien las verduras pueden congelarse enteras, lo más recomendable es cortarla en trozos pequeños. Esto también servirá para racionar las porciones y solo descongelar la cantidad que se necesita en cada comida.

Las verduras también cocinarse antes de ser congeladas. En este caso es importante dejarlas enfriar ya que si están calientes o tibia pueden perder sus propiedades.

En el mercado se pueden conseguir recipientes y bolsas herméticas aptas para congelador. Estas son ideales para conservar en el freezer.
Si las verduras no son blandas se pueden utilizar las bolsas herméticas para ganar espacio.

¿Cómo conservar las verduras para que no pierdan sus propiedades?

Ademas de guardar las instrucciones anteriores para congelar correctamente las verduras también existen algunos truquitos sencillos que ayudaran a que mantenga sus propiedades durante este proceso.

Se aconseja añadir algunas gotas de vinagre o limón a las verduras de hojas. Ademas, antes de congelar las verduras nunca deben salarse porque esto favorece al proceso de descomposición.

¿Cuáles son las verduras que pueden congelarse?

Las verduras que pueden congelarse son aquellas que luego se comerán cocidas, como puede ser en salsas, guisados o al horno.

Aquellas verduras que se comerán crudas, como tomate y lechugas, en ensaladas y guarnición, no es recomendable congelarlas ya que el frío causara alteraciones en el sabor y la textura de las mismas.

Las verduras que no es recomendable congelar son: lechuga, pepino, apio y patata. La razón es que estas tienen un gran contenido de agua.

En el caso de las llamadas “verduritas”, es decir las verduras como zapallo, zanahoria, puerros y otras, cortadas en daditos especialmente para preparar sopas, pueden congelarse sin problemas.