Saltar al contenido

¿El mal humor se contagia?

Se ha descubierto que no solo es un mito que las emociones se contagian. La ciencia ha comprobado que es verdad que el mal humor se transmite de una a otra persona y de forma más rápida que el buen humor y el optimismo.

¿Por qué el mal humor es contagioso?

Aunque una persona tenga buena disposición para pasar un buen día, disfrutar de sus actividades y superar los obstáculos, puede llegar a contagiarse la actitud negativa y el mal humor de otra persona que se encuentre cerca.

En el ámbito de la psicología, a este fenómeno se lo conoce como ‘contagio emocional’. No solo funciona con el mal humor, sino con todas las emociones. No hace falta siquiera hablar, el estado de animo puede transmitirse a través de los gestos y quienes lo reciben a veces lo hacen de forma involuntaria.

¿El buen humor también se contagia?

Si, el contagio puede darse con todas las emociones. Las emociones y actitudes negativas, tanto como las positivas, se transmiten de una persona a otra. Entonces el buen humor también se contagia al igual que el mal humor, lo que sucede es que las emociones negativas se contagian más rápido que las positivas.

Ya por naturaleza, los seres humanos imitan los comportamientos de otros. No lo hacen de forma voluntaria, en la mayoría de los casos ni siquiera se dan cuenta, pero comienzan a copiar los comportamientos y el estado emocional de las personas que lo rodean. Por ejemplo, esto sucede mucho en los cursos escolares, los ambientes de trabajo, las familias, entre otros.

Las emociones negativas tienen más peso que las positivas. Es por eso que muchas veces quienes quieren ayudar a alguien deprimido termina viéndose afectado también por la tristeza y la ansiedad.

¿Cómo se contagia el mal humor?

El contagio emocional se divide en 3 fases, en este proceso los sentimientos y emociones de una persona son transferidos a otra.

La fase Nº1 es inconsciente y se trata de una especie de mimetismo en donde se imitan los gestos corporales, muecas y señas de otra persona.
El proceso continua con la persona adoptando el estado emocional de los gestos que esta imitando. En el caso del mal humor, si una persona imita un gesto de tristeza o enojo comienza a sentirse así
Por ultimo, estas personas comienzan a hacer que sus emociones coincidan.

Ademas, cuando una persona esta de mal humor y enojado comienza a tratar mal a quienes lo rodean. Estos, al ser agredidos, tienen que agredir a otros como una forma de desahogarse y así continua una cadena de mal humor, agresividad, mala actitud e ira.
Lo más recomendable es mantener la calma, evadir a la persona con mal humor y cortar la cadena negativa.