Saltar al contenido

¿El humo del incienso afecta la salud?

Investigaciones científicas afirman que el humo del incienso es más letal que el humo del tabaco. Inhalar este humo ocasionaría más daños que los que provocaría el humo del cigarrillo en fumadores activos y pasivos. La composición química de este elemento indica que poseen partículas finas de sustancias tóxicas. Eso queda adherido a los pulmones.

Incienso letal

Estar en un espacio cerrado inhalando el humo del incienso puede ser letal.

Este ambiente propicia la aparición de cáncer en el sistema respiratorio, según investigaciones científicas.

Los resultados de estudios arrojaron que estar expuesto al humo del incienso también se inhalan dosis de un tipo de carburo aromático. Este carburo se denomina benzopireno.

 

humodelincienso_2
El humo del incienso en grandes cantidades, ocasiona problemas respiratorios

En grandes cantidades afecta los pulmones y el tracto respiratorio en general.

Esto ocurre indistintamente del aromatizante que se le coloque como aditivo. Sobre todo si hay poca ventilación en el lugar donde se queme.

Este ambiente contiene gran cantidad de agentes citotóxicos, los cuales tienen la capacidad de mutar.

Puede ser, incluso, más peligroso de lo que resulta el humo que se desprende del cigarrillo.

Relacionado: ¿Es nocivo ingerir antibióticos sin necesitarlos?

Es más letal si se quema en grandes cantidades. Tantas que el humo del incienso impida la ventilación.

Las conclusiones de esta investigación se lograron tras realizar estudios en templos budistas. Es allí donde se usa la mayor cantidad.

Y, aunque no hay estudios conclusivos sobre el uso doméstico, es decir, en menores cantidades, no se descarta la posibilidad.

El humo del incienso y sus componentes

El incienso está elaborado a partir de resinas de árboles del mismo nombre y esta es la principal composición del humo que emana de él. Al hacerlo se obtiene una gomorresina, una sustancia pegajosa que es su principal componente.

También se le añaden varios tipos de aceites, cuyo origen de los ingredientes son de tipo animal y vegetal.

Relacionado: ¿El melón puede ayudar a combatir el estrés?

Su olor proviene de los denominados ácidos olibánicos. Esto se refiere a dos moléculas que se hallan de forma natural en los árboles.

Esas sustancias aromáticas se encuentran en moléculas muy pequeñas, que son muy difíciles de detectar para los científicos.

Están presentes solo cientos de ellas por cada millón de partículas. De allí que es difícil reproducirlas de forma artificial.

Humo del incienso y religión

Desde la antigüedad, el humo del incienso tiene fines religiosos. Independientemente de la cultura en la cual se haga.

Por ejemplo, en la religión católica, está asociado al misticismo, purificación del ambiente y emulación del olor de Jesucristo.

Allí el humo del incienso se quema desde el polvo, que es una de sus formas-

En el continente asiático también tenía un fin místico.

humodelincienso_1

En China y Japón, el humo del incienso está asociado a la adoración de dioses. Su forma de quemarlo es diferente a la occidental, pues lo fabrican en forma de barras.

Los aztecas usaron el humo de incienso como una cura espiritual. También para alejar males corporales, es decir, con fines medicinales.

En el Budismo tiene una gran significancia el humo del incienso. Es una forma de adoración, pero también para elevar el alma y usarlo en las procesiones.

En la modernidad, el humo del incienso ha pasado de ser algo místico a un elemento para aromatizar el hogar.

Aunque no se ha perdido su uso religioso, hay hogares en el que sus habitantes queman pequeñas varas de incienso para dar un olor agradable a sus hogares.

En esa modalidad, el humo de incienso puede tener varios aromas, que van desde lo cítrico hasta lo dulce.

E incluye otros ingredientes para hacer el olor agradable, que van desde frutas hasta flores y otros elementos de la naturaleza.