Saltar al contenido

¿Desde cuándo existe el tinte para cabello?

La costumbre de usar tinte para cabello y modificar su color natural inició desde la Edad Antigua, en Babilonia. Állí algunos hombres y mujeres añadían extractos de polvo de oro en sus cabellos. Pero fue en 1907 cuando el fundador de la empresa L´OREAL en París, logró el primer producto con ingredientes no dañinos para la salud del cuero cabelludo.

Orígenes del tinte para cabello

Cambiar el color de su melena es algo que ha acompañado a la humanidad desde tiempos muy remotos, y no era algo exclusivo de las mujeres.

El tinte para cabello tuvo sus orígenes en la Edad Antigua.

Desde esa época se tienen  registros en Babilonia, donde sus habitantes usaban polvos derivados del oro para dar brillo inusual al cabello.

tintedecabello_1
La costumbre de teñirse el cabello inició en la Antigua Babilonia

En el Antiguo Egipto también se usaba la modificación del color, sobre todo en tonos rojizos usando el henna como tinte de cabello.

En el Imperio Romano los habitantes estaban interesados en profundizar los tonos oscuros del cabello, al igual que en Grecia. Para ello usaban materia vegetal.

Con la diferencia de que los griegos lo utilizaban entre sus artes de guerra, con la intención de atemorizar a los enemigos en batalla y, además, demostrar rangos militares.

Luego, tanto en Roma como en Grecia descubrieron que podían aclarar sus tonos, pero usaban algo enteramente natural: exponerlos arduamente a la luz solar.

El tinte para cabello en la Edad Media

La afición por modificar los tonos de las cabelleras era parte de las costumbres en el medioevo.

Pero había un total desprecio por los tonos rojizos y asumían que quienes los lucían porque habían sido heredados de forma genética, padecían enfermedades o practicaban brujerías.

Esto era motivo de segregación contra los pelirrojos. Esto cambió cuando la Reina Elizabeth I llegó al poder con su larga y poderosa melena roja.

Relacionado: ¿Desde cuándo existe el maquillaje?

Ella cambió los cánones de belleza en torno a las melenas e impuso el color rojo.

En esa época, los ingleses volvieron a técnicas antiguas de los egipcios utilizando el henna como tinte de cabello.

Pero, en la Edad Media el tono rubio era uno de los principales, por considerarlo elegante y que denotaba pulcritud.

Aunque los materiales que usaban como tinte para cabello serían impensables en la modernidad.

Los del medioevo usaban soda cáustica o lejía para blanquear los cabellos.

El tinte para cabello en la corte francesa

Posteriormente, en la corte francesa y más en la época de Luis XV empezaron a usarse las pelucas y los colores variaron también y dejaron de ser tradicionales.

Ya no solo era el rubio, negro o el rojizo. Los tonos azules, rosados, amarillos alcanzaron auge y no solo en las damas, sino también en los caballeros.

El nitrato de plata fue uno de los materiales principales como tinte de cabello.

Antes del tinte moderno, en la Edad Media usaban soda cáustica para teñir el cabello

Pero les dejaba un tono morado o violeta. Con esto abrieron la puerta a la fabricación de material sintético para coloración.

Aunque en la época victoriana, el método usado para aclarar las melenas seguía siendo exponerlas constantemente al sol.

Schueller y el primer tinte para cabello aceptable

Todos los materiales usados históricamente para teñir el cabello quedaron atrás en 1907.

Fue el paso para dejar atrás las raíces, químicos nocivos, cortezas de árboles, entre otros.

Aunque ya en el siglo diecinueve los químicos descuibrieron la para-fenilendiamina y que el peróxido de hidrógeno o agua oxigenada, se podía usar para los mismos fines.

Relacionado: ¿Por qué inventaron el pasaporte?

Pero en 1907, el fundador de la empresa de cosmética L´OREAL, el francés Eugene Schueller creó el primer tinte para cabello que no generaría daños a la salud.

El químico Schueller ideó la primera tintura de tipo sintética, que abrió el mercado para este tipo de productos.