Saltar al contenido

¿De qué manera se puede fortalecer el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico es el mecanismo de defensa natural que tiene el organismo frente a elementos invasores y dañinos, como las infecciones, virus y bacterias. Por lo tanto, es necesario que se mantenga fuerte para una oportuna respuesta ante diversas amenazas. Esta respuesta puede conseguirse mediante una alimentación balanceada, acompañada de alimentos ricos en fibra, vitaminas, proteínas y minerales; aunado a una actividad física moderada, que permita un equilibrio emocional, y un descanso óptimo.

Síntomas de un sistema inmunológico debilitado

Los expertos coinciden en afirmar que hay ciertas señales que nuestro cuerpo comienza a emitir cuando quiere indicar que algo no está funcionando del todo bien, tales como:

Infecciones frecuentes y enfermedades que tardan tiempo en desaparecer del organismo, debido a la deficiencia de anticuerpo para contrarrestar el ataque recibido.

Como por ejemplo: Infecciones que afectan desde las vías aéreas hasta los bronquios pudiendo extenderse hacia los pulmones.

De qué manera se puede fortalecer el sistema inmunológico
Las infecciones respiratorias recurrentes son síntoma de un sistema inmune débil

Dolor muscular continuo producido por la inflamación del músculo afectado.

Cansancio recurrente, por el esfuerzo que tiene que hacer el organismo para poder realizar las funciones vitales.

Caída abundante del cabello de forma habitual al peinarse o lavarse el cabello.

Presencia de enfermedades que suelen ser recurrentes, con la particularidad que en otras personas dichas enfermedades no presentan relevancia.

Y sin embargo en una persona con un sistema inmunológico debilitado, la misma enfermedad tarda tiempo en desaparecer o se agudiza, por ejemplo la gripe.

Más Información: ¿Cómo funciona el sistema inmune adaptativo?

Presencia en la piel de ciertas manchas de color blanca o roja, entre otros síntomas.

Lo importante en estos casos es que ante la presencia de algunos de estos síntomas la persona se realice un chequeo médico y siga las instrucciones.

Incluyendo algunos exámenes pertinentes para determinar cualquier irregularidad que pueda estar presentando el organismo.

Recomendaciones para fortalecer el sistema inmunológico.

Existen ciertas recomendaciones dadas por expertos, que al ponerlas en práctica contribuyen a generar en el organismo las defensas necesarias para resistir y combatir cualquier agresión propiciada por elementos infecciosos, tales como:

Mantener una alimentación balanceada, la alimentación influye de forma directa sobre la salud de la persona. Incluso afecta el estado de ánimo de la persona, además de contribuir a disminuir el riesgo de adquirir enfermedades cardiovasculares, diabetes, depresión, entre otras.

Por ello, en la dieta diaria deben incluirse alimentos saludables que contengan vitaminas A, B, C, D y E, como por ejemplo: frutas, verduras, cereales integrales, carnes blancas, el pescado, y otros.

De qué manera se puede fortalecer el sistema inmunológico
La alimentación balanceada fortalece el sistema inmunológico

Estos alimentos deben acompañarse de minerales como el zinc, hierro y ácido fólico.

Ingiere abundante agua, además se puede variar el menú con caldos, y sopas, incorporando té e infusiones.

Es importante recordar que no hay que esperar sentir sed para tomar agua, solo hay que generar el hábito de hidratarse de manera continua.

Duerme lo suficiente, para que la producción de glóbulos blancos no se altere, y en el caso de los adultos se recomienda hasta 7 horas de sueños

Realiza ejercicios con regularidad, lo cual ayudará a fortalecer el estado físico y el emocional al regular el estrés.

Sin embargo, en el caso de las personas con un sistema inmune débil los expertos recomiendan que hagan ejercicio de una manera no recurrente, sin intensidad y tomándose el tiempo prudencial para descansar.

Más Información: ¿Son seguras las vacunas?

Procura pasar al día un tiempo prudencial (30 minutos) con ropa fresca recibiendo la luz solar, lo cual facilita la producción de vitamina D.

Si esto último no es posible en tu caso, considera la idea de usar un complemento vitamínico que proporcione dicha vitamina. Evita el alcohol, el cigarrillo, el azúcar, las comidas procesadas, embutidos y frituras.