Saltar al contenido

¿De dónde viene el miedo a la oscuridad?

El miedo a la oscuridad puede tener muchas causas. Esta fobia proviene de la imaginación, el miedo a perder el control y la ansiedad.

¿Por qué tenemos miedo a la oscuridad?

Existen diferentes teorías sobre el origen del miedo a la oscuridad. Una de ellas hace énfasis en los terrores creados en la imaginación y el temor que causa perder el control de una situación.

Cuando no hay luz, la visión es reducida por lo que no podemos tener control sobre el entorno, o al menos eso es lo que sentimos.
Allí la imaginación comienza a hacer su trabajo y a crear en la mente posibles catástrofes, desgracias y hasta monstruos o entidades espirituales que pueden estar presente en ese ambiente oscuro en el que no podemos ver claramente.

Otra razón por la que se origina el miedo a la oscuridad es por la ansiedad que le produce a los niños pequeños tener que abandonar la habitación de sus padres para dormir solos.

Aunque esto es parte de la vida para los niños puede ser un evento muy traumatico. Algunos de ellos desarrollan fobia a la oscuridad y este temor permanece a pesar del paso de los años.

¿Cuáles son las causas del miedo a la oscuridad?

El miedo a la oscuridad es muy común durante la niñez. Generalmente este miedo va desapareciendo con el paso de los años. La mayoría de los niños al llegar a los 10 años de edad ya no tienen este temor.
Hay que tener en cuenta que los niños que han vivido alguna situación traumatica en la oscuridad pueden permanecer más tiempo con este miedo. Algunos de ellos lo mantienen hasta su adultez.

También puede ser que se trate de un miedo transferido o heredado. Si un padre, madre o hermano mayor tiene miedo a la oscuridad, lo más probable es que también lo tengan los pequeños.

Las películas de terror también infunden mucho miedo a la oscuridad. Es normal que alguien que ha visto una película de terror o suspenso imagine los monstruos o fantasmas del film cuando se encuentre en una habitación sin luz.

En el caso de los adultos, por lo general, su miedo a la oscuridad se encuentra relacionado con la claustrofobia, es decir el miedo de quedarse encerrado.

Algunos ancianos también tienen miedo a la oscuridad, mucho más al tener que dormir ya que tienen miedo a la muerte y creen que si se duermen ya no despertaran.