Saltar al contenido

¿De dónde proviene la fruta confitada?

Quien no ha probado las deliciosas frutas confitadas, ya sean como aperitivo o para la elaboración de panes, dulces o postres, sin duda, ha estado presente de generación en generación y su origen es más antiguo de lo que muchos pues proviene de la era paleolítica cuando los primeros buscaron los medios para preservar la comidas y frutas durante las épocas de escasez.

¿Qué es la fruta confitada?

La fruta confitada es aquella que se obtiene luego de un proceso de cocción en almíbar con el fin de que la fruta elimite toda la humedad contenida en su interior hasta que se seque.

De dónde proviene la fruta confitada
La fruta confitada proviene de la cocción de la fruta en almíbar

También es conocida como fruta escarchada o fruta glaseada y esto se debe a la apariencia que toma la fruta una vez finalizado el proceso de su obtención.

Origen de la fruta confitada

La intención de conservar los alimentos proviene desde la era paleolítica con los primeros humanos.

Sin embargo, se han descrito antecedentes de que los romanos consumían frutas conservadas en miel pues aun era desconocida el azúcar comercial.

Más Información: ¿Es bueno comer frutas citricas todos los dias?

Otros antecedentes afirman que fueron los mercaderes los primeros en utilizar estas técnicas a fin de garantizar el abastecimiento de su mercancía en stock.

En esta misma época nace la mermelada así como la gelatina de frutas, pues los mercaderes extraían todo el jugo de las frutas cítricas para posteriormente mezclarlo con la pulpa y azúcar y someterlo a cocción hasta obtener una pasta gelatinosa y de aspecto viscoso.

La llegada de la Revolución Francesa tuvo gran influencia en la cultura pues las frutas confitadas dejaron de ser una técnica de preservación a convertirse en productos muy lujosos para complacer los placeres gastronómicos pues hasta nuestros días han sido usadas para decorar, rellenar y hasta para ciertos cócteles.

¿Cómo es el procedimiento para confitar las frutas?

Este procedimiento no requiere de equipos ni tratamiento especial o sofisticado, lo único que necesitas es la fruta incluso vegetales, agua y azúcar.

Limpia muy bien la fruta escogida, retira la piel, escamas y membranas y semillas; luego córtalas al tamaño de tu preferencia ya sea cubos, tiras o gajos; las frutas muy pequeñas como las cerezas se pueden dejar enteras, toma un tenedor y pincha un poco los trozos que has picado sobre todo si son gajos.

De dónde proviene la fruta confitada
Limpia la fruta, retira la concha, semillas y membranas

Coloca los trozos por unos minutos a hervir en agua, si vas a confitar las conchas también debes de introducirlas; ahora prepara el almíbar con 250 gr de azúcar y 300 ml de agua, deja que la mezcla hierva por dos o tres minutos o hasta que observes se vea espesa, retira del fuego.

Ahora sumerge tus frutas en el almíbar (fuera del fuego) y debes esperar 24 horas para que se maceren; al pasar este tiempo, retira y escurre muy bien las frutas y agrega 60 gramos de azúcar al almíbar, deja que hierva por espacio de un minuto, vierte la mezcla sobre las frutas y espera 24 horas más para su maceración.

Más Información: ¿Que propiedades tienen las frutas ?

Repite el paso anterior de agregar 60 gramos de azúcar durante tres días; al llegar al sexto día, añade ahora 100 gramos de azúcar al almíbar deja que hierva y agrega las frutas a la mezcla, hierve por 3 minutos y apaga el fuego, ahora deja reposar por 48 horas. Repite este paso una vez más.

Finalmente retira las frutas del almíbar y coloca sobre una bandeja para que se sequen, utiliza azúcar glas para espolvorear y almacénalas en un recipiente limpio y seco, protegidas de la humedad y la luz. Es preciso mencionar que este procedimiento es el indicado para 500 gramos de frutas, cada fruta debe ser confitada por separado para que conserven su sabor original.

Frutas ideales para confitar

Las frutas preferidas para confitar son:

  • Manzana
  • Piña
  • Naranja
  • Melocotón
  • Pera
  • Kiwi
  • Cereza
  • Lechosa
  • Ciruela

Algunos prefieren usar vegetales como zanahoria y remolacha.

Manos a la obra, prepara tus frutas confitadas y disfrútalas