Saltar al contenido

¿Cuánto tiempo puede pasar un hombre sin comer?

Los científicos apuntan que un hombre puede resistir un lapso de dos meses sin comer. Sin embargo, cada organismo humano es particular y depende de sus propias características para afrontar el hambre. No obstante, hay una serie de procesos que se dan cuando el cuerpo empieza a funcionar sin percibir alimentos.

Sin comer por dos meses

Unas cuatro semanas es el tiempo estimado que se calcula para que un ser humano resista sin ingerir alimentos. Pero, cada cuerpo es distinto y depende de sus características internas para aguantar sin ingesta de alimentos.

El problema para determinar el tiempo exacto que el organismo puede estar sin comer es ético. No se puede someter a voluntad a una persona a no ingerir alimentos, para realizar estudios científicos.

comer_2

Por ello, las estimaciones que existen sobre el límite de tiempo devienen de experiencias extremas. Personas que han realizado huelgas de hambre o que, por razones forzosas, estuvieron sometidos a la falta de alimentos.

Ejemplo de ello son las huelgas de hambre realizadas por el líder político hindú Mahatma Ghandi, o las huelgas de hambre documentadas por motivos políticos o de Derechos Humanos.

Relacionado: ¿Qué comen en Hawaii?

También de personas que fueron halladas luego de accidentes y sus cuerpos estuvieron sometidos a la falta de alimentos. Hay casos extremos en los que personas resistieron por dos meses la falta de comida, alimentándose con trozos de hielo o frutos secos. En ambos casos la debilidad del organismo es tal que estuvieron a punto de morir.

Las condiciones del cuerpo para estar sin comer

La resistencia a permanecer periodos prolongados de tiempo sin comida depende de las condiciones del cuerpo.

Hay quienes apuntan que cada organismo regula la forma en la que disminuye su metabolismo para conservar sus calorías. A mayor masa muscular y grasa las personas tienen mayor resistencia porque pueden administrar sus reservas corporales para enfrentarse al hambre.

comer_1

Lo primero que logran disminuir son las reservas de glucosa acumulada. Al estar sin comer no ingieren este elemento y el organismo echa mano de los depósitos que puedan existir en el cuerpo.

Una vez que esta se agota, el cuerpo inicia el uso de los depósitos de grasa corporal hasta reducirlos. Esto es lo que transforman en energía. Al agotarse esto, inicial un proceso similar con las proteínas.

Lo último en agotarse de las reservas es la masa muscular. Esto sí resulta más riesgoso para el ser humano, porque aquí empiezan a perder las reservas de tejido muscular.

Por ello es que una persona puede iniciar un proceso paulatino de pérdida de peso y masa muscular. Por ende, no se observa una delgadez saludable, sino un desmejoramiento físico de la persona que pasa tiempo sin comer.

Condiciones anímicas para estar sin comer

Una de las condiciones fundamentales para estar sin comer por lapsos prolongados es la parte psicológica. Mantenerse en periodos largos de ayuna equivale tener un equilibrio mental adecuado.

Esto significa que las personas que mantienen esperanza, deseos de supervivencia y concentración son las que pueden superar este tipo de adversidades. El autocontrol es pieza fundamental para resistir periodos prolongados sin comer, bien sea por decisión propia o por condiciones adversas que induzcan a ello.

Relacionado: ¿Por qué una persona no aprende a bailar?

Adicional a esto, otras explicaciones científicas en torno a periodos prolongados de hambre, señalan que el cuerpo y sus condiciones es la clave.

Pero no solo por la masa muscular, sino por la cantidad de energía que tiene y puede administrar. Se estima que un cuerpo en reposo puede generar cien vatios de electricidad.

En primera instancia, las personas que pasan tiempos prolongados de hambre y no ejecutan muchas actividades físicas, tienen mayor probabilidad de soportarlo.