Saltar al contenido

¿Cuánta agua se debe beber al día?

No hay una cantidad específica de agua que se deba beber al día. Aunque hay muchas teorías y sugerencias, la verdad es que depende de la edad, consumo de energía, actividad física, temperatura ambiental y otros. Lo más importante es saber cómo se pierden líquidos para sustituirlos.

 La teoría de los “ocho vasos diarios”

Es la más conocida de todas la teorías que proponen un consumo específico de agua.

En su forma más completa, el enunciado indica que son “ocho por ocho”, es decir, ocho vasos de ocho onzas.

agua-tomar-sed
La necesidad de hidratación se incrementa en los días soleados y calurosos.

Aunque muchos lo toman como una información absoluta, la verdad es que no tiene ninguna base científica.

Hay otra interpretación que sugiere que cualquier líquido es suficiente para rehidratarse.

Esto incluye jugos, refrescos, bebidas azucaradas, comer frutas con alto contenido de líquidos como la sandía (patilla) y hasta las sopas.

Aunque se puede tomar como referencia, no es obligatorio ingerir esa cantidad de agua.

Reemplazar la hidratación perdida

Otra teoría indica que se deben reemplazar los líquidos excretados a través de la orina.

Para saber cuánta agua se debe tomar con este método, se toma en cuenta la edad de la persona.

En caso de mayores de 16 años, se recomienda beber dos litros. Es decir, poco más de ocho vasos.

Si son menores de 16 años, corresponde un litro y medio.

No toma en cuenta a los niños, porque sus necesidades nutricionales, actividades físicas e hidratación son diferentes.

Relacionado: ¿Cuánto pesa un litro de agua?

La debilidad de esta teoría es que el ser humano pierde líquido de muchas otras formas.

En cada respiración en reposo expulsamos alrededor de 17,5 mililitros de agua por hora. Esto suma al día unos 420.

Si se hace actividad física, la cantidad perdida se incrementa por cuatro.

El sudor, la producción de mucosidad y las deposiciones son otras vías de deshidratación.

Lo cierto es que también puede tomarse como una referencia aproximada, pero tampoco es exacta en cuanto al volumen de agua que se debe tomar.

La hidratación basada en el género

Según las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicinas de Estados Unidos, hombres y mujeres tienen diferentes necesidades de hidratación.

Calcularon que un hombre requiere 3,7 litros de líquidos y una mujer, 2,7.

Esa cantidad suma las diferentes fuentes de fluidos, no solo agua pura.

vasos de agua diarios
Hay muchas fuentes de hidratación como las comidas, jugos, frutas y vegetales. Pero la mejor es el agua pura y potable.

De hecho, estiman que el 20 % de esas cantidades puede provenir de alimentos y el resto de diferentes bebidas.

Al no existir una respuesta exacta en cuanto al agua que se debe tomar, lo más importante es analizar lo que el organismo requiere.

El cuerpo tiene la facultad de enviar señales de acuerdo a lo que las células necesitan.

Cuándo se requiere más agua

Hay diversos factores pueden hacer que aumente la necesidad de líquido corporal.

Bajo ciertas circunstancias se necesitará más para mantener una hidratación adecuada.

Embarazo y lactancia

Durante este período, la necesidad de agua de las mujeres se incrementa.

Organizaciones de salud femenina recomiendan a las embarazadas incrementar el consumo hasta 2,4 litros diarios.

En caso de las embarazadas, la sugerencia es de uno 3,1 litros.

Ejercicios

A quienes hacen actividades físicas, y más si son intensas, se les sugiere que tomen agua antes, durante y después del ejercicio.

Si la actividad dura más de una hora, pueden requerirse bebidas especiales para sustituir minerales o electrolitos en la sangre.

Estado de salud

Algunas enfermedades agudizan la pérdida de líquidos y fluidos corporales.

Si se padece de fiebres, vómitos o diarreas, el requerimiento de agua se incrementa.

Relacionado: ¿Cuál es el pH de la orina?

Si las fiebres son muy altas y los vómitos y diarreas muy seguidos, los médicos recomiendan soluciones de hidratación oral.

Otras patologías como gripes con producción de mucosidad, infecciones en los riñones y cálculos requerirán incrementar la ingesta de agua.

Ambiente

Los días muy calurosos aumentan la sudoración. Las alturas también afectan el equilibrio hídrico del organismo.

En ambos casos, la necesidad de agua puede aumentarse para subsanar la pérdida de fluidos.

Otras fuentes de líquidos

Varias frutas y verduras como espinacas, sandías, pepinos, piña, tomates, son fuente importante de líquidos.

En varios casos, casi el 100 % del peso de la fruta o vegetal puede ser agua.

cantidad de agua diaria
El organismo nos hace saber cuándo necesita agua a través de varios estímulos. El primero es la sed.

Tomar infusiones también es una buena forma de hidratarse.

La leche y los jugos con poca azúcar aportan una buena cantidad de líquidos.

Sin embargo, siempre se preferirá el agua, pura, potable y cristalina para satisfacer las necesidades de hidratación.