Saltar al contenido

¿Cuándo y cómo regar las plantas en verano?

Durante el verano, las temperaturas suben mucho y esto puede ser perjudicial para las plantas si no reciben el riego adecuado.

¿En que horario es mejor regar las plantas en el verano?

El momento del día en el que se riegan las plantas durante el verano es muy importante ya que esta tarea debe realizarse durante las horas en la que los rayos del sol son más débiles. El mejor horario es a la mañana temprano.

Uno de los principales errores que cometen muchas personas es regar las plantas al mediodía. En ese horario el sol es muy intenso. Las gotas de aguas que quedan sobre las hojas reflejan los rayos solares y provocan quemaduras.
Ademas, el sol no le da tiempo a la tierra para absorber el agua y evapora casi el 90% de lo recibido.

Lo mejor siempre sera regar las plantas a la mañana temprano, preferentemente durante la madrugada cuando la temperatura es más baja.
En la noche, aunque la temperatura también se reduzca, no es una buena opción porque el suelo todavía esta caliente, el agua se evapora y se aumenta el nivel de humedad que permite el desarrollo de hongos y plagas.

¿Cómo regar las plantas en verano?

En el verano, las plantas necesitan recibir un riego adecuado para mantenerse saludables y que no sean afectadas por las temperaturas altas y los rayos solares.

En primer lugar, hay que regar poco pero con suficiente agua y de forma correcta. Esto no quiere decir agua en exceso. Solo hay que cuidar que las 2 o 3 veces por semana que se rieguen las plantas, estas reciban la cantidad de agua que necesitan para hidratarse.

Ademas, nunca hay que mojar las hojas de las plantas. Si quedan húmedas, con el sol pueden quemarse o por la humedad pueden crecer hongos. De cualquier manera, si las hojas se mojan se enfermaran.
Para evitar que las hojas se mojen, nunca hay que regar de arriba hacia abajo. El agua debe verterse cerca del suelo para que humedezca la tierra y llegue a las raíces

El agua siempre debe ir vertiéndose de a poco para darle tiempo a la tierra que la absorba, sino el sol la evaporara y se desaprovechara en gran parte.
Tampoco hay que permitir que se creen charcos de agua porque esto afectara negativamente a las raíces y terminara por pudrirlas.