Saltar al contenido

¿Cuándo se inventó el divorcio?

El divorcio, o la ruptura del vínculo matrimonial a través de acciones jurídicas, se instauró por primera vez en una legislación en el año 1804 en Francia. La ruptura matrimonial existe desde la Edad Antigua, aunque con distintos mecanismos que dependen de la cultura de cada país. De manera progresiva, países aceptaron incluir en sus leyes la separación marital.

Divorcio formal

Antes de que Francia aceptara incluir en sus leyes el divorcio, en el siglo diecinueve, en la historia mundial hubo diversos mecanismos de separación matrimonial o disolución de este tipo de vínculos. En la mayoría de los casos la mujer estaba en desventaja ante las separaciones.

En la actualidad solo en Filipinas y Vaticano no se permite el divorcio. Mientras que en países socialmente avanzados hubo tardanzas para reconocer la separación conyugal a través de las leyes.

divorcio_2
La anulación no debe confundirse con divorcio

En estos países hubo una lucha contra los preceptos de la Iglesia Católica, que prohibía la disolución del matrimonio.

Tal es el caso de países como Irlanda, que aceptó el divorcio en la década de los noventa del siglo veinte. En Chile, Latinoamérica, la formalización de la separación marital legal se aprobó en el año 2004.

Pero, antes de eso, en la Edad Antigua había mecanismos para disolver las uniones conyugales. La principal era a través del repudio de un miembro de la pareja. Generalmente se trataba de hombres repudiando a su esposa y para esto no necesitaban justificación, como en el caso de los hebreos.

Relacionado: ¿Cuándo se inventó el Metro?

Culturas como los Aztecas veían el matrimonio indisoluble, pero los hombres podían ser polígamos. Sin embargo, solo una mujer podía tener el título de esposa. En Grecia, solo el hombre tenía la potestad de separarse de la esposa a través del repudio. Pero estaba obligado a devolver el dinero o la riqueza que obtuvo con la dote.

En la antigua Roma, el divorcio era común, pero las uniones libres en concubinato también. El matrimonio era visto como una transacción económica.

El divorcio y la iglesia anglicana

La Iglesia Anglicana o protestante surgió, literalmente, a raíz de un divorcio.

La iglesia protestante inició como una petición parlamentaria de Enrique VIII para separarse de la Iglesia Católica y a Inglaterra de la Santa Sede.

Esto sucedió por las trabas que colocaba la Iglesia Católica a la petición de divorcio de Enrique VIII de su conyugue la reina Catalina de Aragón.  Él estimaba casarse con la noble Ana Bolena.

divorcio_1

A partir de allí y con la aprobación del divorcio, los anglicanos se convirtieron en una iglesia totalmente nueva.

Las modificaciones se impusieron a lo largo de la historia. Lograron la construcción de una religión independiente del catolicismo, pero conectada a través de preceptos básicos.

Divorcio y nulidad

Jurídicamente, el divorcio es distinto a la anulación den un matrimonio. Mientras que el primero es la separación jurídica de la unión matrimonial, el segundo es el desconocimiento de la misma.

La nulidad o anulación se diferencia de la separación legal porque implica la afirmación de que el matrimonio nunca existió o no se consumó.

La nulidad se encuentra establecido en la mayoría de las legislaciones en las que existe también la figura del divorcio.

Relacionado: ¿Por qué las mujeres son coquetas?

Implica la aceptación formal de que no existió el matrimonio o nunca llegó a consumarse sexualmente. Por ello tiende a confundirse.

También está establecido legalmente la separación de cuerpos. Se trata de una de las causales de divorcio, pero no la separación legal en sí.

En algunas legislaciones las separaciones de hecho tienen consecuencias legales, pero en la mayoría solo es un mecanismo de ruptura sentimental o emocional que no tiene peso jurídico.