Saltar al contenido

¿Cuándo inventaron las velas para iluminar?

Las velas para iluminar existen desde tiempos muy antiguos. Eran el mecanismo para obtener claridad durante las horas oscuras del día, desde tiempos remotos. Pero su uso no solo fue para alumbrar, también había un alto componente religioso, que se acrecentó con el surgimiento del cristianismo.

El origen de las velas

En un inicio las velas eran fabricadas con grasa de animales. Su función principal era la de iluminar en las horas más oscuras del día, aunque también eran utilizadas para cultos religiosos.

Las velas fabricadas con cebo y grasa de animales generaban llamas que no eran uniformes. Además, desprendían gran cantidad de humo y malos olores.

velas_1

Desde tiempos prehistóricos este fue el mecanismo de iluminación. Registros históricos indican que desde cincuenta mil años antes de Cristo se utilizaban. En la Edad Antigua se utilizaba la grasa vegetal en estado líquido y restos de vegetales como mecheros.

En la antigua Grecia, se utilizaba para alumbrar y para rendir cultos a dioses, sobre todo a Artemisa, la diosa de la caza.

Pero, historiadores indican que fue desde los inicios del cristianismo que se masificó el uso de las velas. La clandestinidad a la que estaban sometidos los cultos cristianos hizo que proliferara este tipo de iluminación.

Relacionado: ¿Por qué las personas creen en lo paranormal?

Los cristianos debían hacer sus rituales en lo oscuro de cuevas o zonas alejadas y de muy poca iluminación. Por esto requerían de velas de grasa animal. De allí pasó a ser de uso común en templos religiosos.

Evolución de las velas

Las dificultades y malos olores que generaba la iluminación a base de grasa animal, obligó a que la fabricación se hiciera con otros animales.

En el siglo diez, en Francia, iniciaron la elaboración de velas a base de cera de abejas. Pero, su fabricación no podía ser masiva por la poca disponibilidad del nuevo material. Lo que se producía no cubría la demanda.

A la par, también se expandía su uso religioso. En la Edad Media la Iglesia solicitaba a los fieles que utilizaran las velas para protegerse de brujos.

velas_1

No obstante, poseer este tipo de iluminación era una especie de lujo. No era accesible a todos, aunque representaba un negocio rentable.

Solo después del siglo dieciséis se masificó la producción y se pudieron bajar los costos.

Con la apertura petrolera se pudo acceder a la parafina, para mejorar la calidad en la elaboración de este utensilio.

También se mejoraron las técnicas para elaborar las bases de la vela e introducir mejores materiales para hacer los mecheros.

Esto lo hizo más accesible, hasta la aparición de las lámparas de gas en el siglo diecinueve.

Velas decorativas

Las lámparas de gas modernizaron la manera en la cual se obtenía luz artificial. Pero su masificación tardó porque, por su costo, no era accesible a las personas de clases populares.

Por ello, la fabricación de velas continuó. En las élites, se utilizaban de forma decorativa e iban colocadas en candelabros lujosos.

También había un uso religioso para ellas. Que se mantiene desde épocas antiguas hasta nuestros días.

Relacionado: ¿Qué es un agujero de gusano?

El uso de velas en ceremonias en sacrificios humanos o animales, con la colocación de antorchas, proviene desde la Edad Antigua.

También la colocación de velas, que se estila en el cristianismo y catolicismo, proviene de ritos paganos.

Desde tiempos remotos se colocaban antorchas para honrar deidades. Se presume que este rito fue extrapolado a la religión cristiana.

Sin embargo, existen discrepancias al respecto. Historiadores indican que este uso pudo provenir de los judíos y los cristianos lo adaptaron a los cultos desde las primeras generaciones.